Última hora

Última hora

Las cuitas judiciales de Pinochet

Leyendo ahora:

Las cuitas judiciales de Pinochet

Tamaño de texto Aa Aa

Negar hasta el final: fue la divisa del hombre que dirigió durante 17 años uno de los regímenes militares más represivos de América Latina. Cuando el 4 de septiembre de 1970 el socialista Salvador Allende es elegido presidente, Augusto Pinochet asciende a General. Tres años después, el 11 de septiembre de 1973, Pinochet encabeza el golpe de Estado que lleva al derrocamiento del régimen de Allende y a su suicidio.

Las ejecuciones masivas de opositores a partir del 73 fueron sólo la primera señal del precio que iba a pagar la sociedad chilena por la democracia protegida del “peligro comunista” que impone Pinochet. A ellas siguen el encarcelamiento de los dirigentes de la izquierda, el exilio de cientos de miles de personas y la represión violenta de las manifestaciones que, a partir del año 83, piden la vuelta a la democracia.

En 1990, Pinochet se ve obligado a ceder el poder. Pero sigue al frente de las fuerzas armadas hasta marzo de 1998, cuando es investido senador vitalicio. Creyéndose protegido por su inmunidad parlamentaria, en 1998 viaja a Londres para someterse a una operación y es detenido durante 503 días por orden del juez español Baltasar Garzón.

Liberado por razones de salud, vuelve a Chile en marzo de 2000. En diciembre de ese mismo año el juez Guzmán ordena su procesamiento por las 74 víctimas de la “Caravana de la Muerte”, el escuadrón militar que en 1973 peina el país para asesinar a los opositores.

En julio de 2002, el Tribunal Supremo sobresee definitivamente a Pinochet por “demencia vascular
moderada”.

En diciembre de 2004, Pinochet es procesado por su responsabilidad en los crímenes de la “Operación Cóndor. En noviembre de 2005 le procesan por delitos de corrupción y fraude tributario.

Pinochet cumple 91 años envuelto en una maraña de juicios por violaciones a los derechos humanos y corrupción.

El 27 noviembre el juez Montiglio procesa al ex dictador y ordena su arresto domiciliario como presunto autor del secuestro y homicidio de dos presos políticos cometidos por la “Caravana de la Muerte”, en 1973.