Última hora

Última hora

Las víctimas de la dictadura de Pinochet, contrarias a la reconciliación

Leyendo ahora:

Las víctimas de la dictadura de Pinochet, contrarias a la reconciliación

Tamaño de texto Aa Aa

El día de su 91 cumpleaños asumió la responsabilidad política de sus actos pero, aunque tenía más de 300 querellas abiertas, no llegó a ser condenado. Su oscuro pasado comenzó a forjarse en 1973, días después de ser nombrado jefe del Ejército chileno. Augusto Pinochet comandó un golpe de Estado que le catapultaría a la Presidencia. Era el inicio de una cruenta dictadura.

El juez español Baltasar Garzón internacionalizó la persecución judicial contra Pinochet. A finales de los 90, Garzón logró la detención de Pinochet en Londres por cargos de terrorismo, genocidio y torturas. Dieciseis meses de arresto domiciliario que concluyeron con la negativa de Londres a extreditarle a España debido a su precario estado de salud. Durante este tiempo, recibió la visita y el apoyo de Margaret Thatcher, agradecida por la ayuda que el ex dictador prestó a Gran Bretaña durante la guerra de las Malvinas.

Tras regresar a Chile, Pinochet fue privado de su inmunidad parlametaria en 2000 para ser investigado por las ejecuciones, torturas y desapariciones cometidas durante los diecisiete años que duró su dictadura. Una de las primeras víctimas fue el presidente Salvador Allende, muerto el día del golpe de Estado.

Los familiares de las víctimas, como la hija del presidente Salvador Allende, piden justicia: “No puede existir, ni debe existir, ni veo por qué debería existir reconciliación mientras todavía haya una serie de procesos abiertos. Tenemos que pensar que todavía, todavía, hay familiares de detenidos desaparecidos que todavía no saben dónde están sus propios familiares. Entonces, es impensable, y yo no veo ninguna razón por la cual se tendría que clamar por esa reconciliación” decía.

En los próximos días, los abogados del ex dictador solicitarán el sobreseimiento de todas las querellas abiertas en su contra.