Última hora

Leyendo ahora:

Guerra del gas: entresijos de una batalla económica


internacionales

Guerra del gas: entresijos de una batalla económica

El pulso entre Rusia y Bielorrusia es la última batalla de la que se ha venido llamando “guerra del gas”. Sin embargo, la crisis actual ha sorprendido a los analistas, que hace un año clamaban la venganza política. A diferencia de Ucrania y Georgia, Bielorrusia es uno de los últimos aliados políticos que le quedan a Putin en la región.

Su círculo de “afines” se ha ido mermando a lo largo de los años: Shevardnadze, Kouchma, Aliev, Akaiev: la mayoría han desaparecido, víctimas de una oleada de revoluciones pro-occidentales.

El año pasado, cuando Putin decidió acabar con las tarifas preferenciales de Georgia y Ucrania, la comunidad internacional coincidió en que era el precio que Moscú había puesto a la traición. Las manifestaciones de apoyo a la decisión del Kremlin parecían apoyar la teoría de la venganza política, respaldada por especialistas como Andrei Illarionov, ex consejero de Putin que se mostraba categórico hace un año:

“Las negociaciones serían correctas si el objetivo final incluyese también la eliminación de los subsidios de los consumidores bielorrusos y rusos, aseguraba pero si no lo es, tienen un objetivo político completamente ajeno a las tarifas preferenciales del gas”

Doce meses después, la estrategia de Moscú parece dictada sobre todo por imperativos económicos. Para Rusia es vital conservar el control del tránsito de los hidrocarburos de la región, cuyo monopolio ponen en peligro los proyectos turco e iraní. Hace solo un mes, Putin sugirió que Bielorrusia podría seguir comprando gas a precios de mercado a cambio de ceder a Rusia la participación del 50% en el capital social de la compañía bielorrusa Beltransgas.

Más sobre:

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo

internacionales

Saddam Hussein: "Moriré como un mártir"