Última hora

Última hora

El Grupo de Contacto trata de intervenir en el polvorín del Cuerno de África

Leyendo ahora:

El Grupo de Contacto trata de intervenir en el polvorín del Cuerno de África

Tamaño de texto Aa Aa

El aterrizaje del primer ministro somalí en la capital, Mogadiscio, supuso el segundo cambio de régimen para Somalia en seis meses. Tras el breve lapso en el que las milicias de la Unión de Cortes Islámicas impusieron su ley, el Gobierno de Ali Mohamed Gedi promete llevar al país la estabilidad perdida hace 15 años, con la caída del dictador Siad Barré.

Sin embargo, el hecho de que la intervención etíope haya sido clave para la ‘reconquista”, pone en duda la legitimidad del nuevo régimen para muchos somalíes. Para ellos, Etiopía, país cristiano y superpotencia regional es sospechoso de fuertes ambiciones expansionistas.

Sobre el tablero del cuerno de África se juega una complicada partida. Una trama de alianzas que a ‘grosso modo’ divide la región entre los países apoyados por Estados Unidos, liderados por Etiopía y los países que apoyan a la Unión de Cortes Islámicas, para Washington y Addis Abeba, un enemigo más en la guerra contra el terrorismo internacional.

La región es un delicado polvorín en el que el nutrido Grupo de Contacto Internacional para Somalia, creado en junio de 2006, quiere intervenir sin encender aún más los ánimos.

El grupo, que aglutina a los principales actores internacionales y regionales bajo paraguas de la ONU, se puso en marcha tras demostrarse ineficaz la estrategia estadounidense, que consistía en apoyar a los señores de la Guerra locales y crear el Gobierno provisional en el exilio. La operación terminó con la victoria islamista el pasado verano.

El despliegue de la fuerza de paz que ahora se baraja estaba previsto desde 2005 pero se pospuso por las amenazas islamistas a cualquier presencia extranjera.

Además antes de intervenir hay que elaborar un plan preciso, según Stefano Manservi, Director general para el Desarrollo de la Comisión Europea, que ante las cámaras de Euronews, explicaba que
una operación militar “no es suficiente” contra el terrorismo. “Se necesita un operativo capaz de reconstruir toda una sociedad. Es un pueblo destruido por la ausencia de Estado durante tantos años, que permitió a los Señores de la Guerra crecer e imponerse ellos mismos como Estado”, dijo Manservi.

El cambio de Gobierno en nombre de la ‘lucha contra el terrorismo’ amenaza con activar una vez más la espiral anárquica de las luchas entre los clanes; tan poderosos, como para echar con cajas destempladas del país a las Fuerza de Paz la ONU, como hicieron en 2005.