Última hora

Última hora

Malos tiempos para el trío de Detroit

Leyendo ahora:

Malos tiempos para el trío de Detroit

Tamaño de texto Aa Aa

General Motors, Chrysler y Ford se presentan en el Salón del Automóvil de esa ciudad estadounidense con noticias poco halagüeñas sobre su negocio. La subida en el precio del carburante ha frenado poderosamente las ventas de todoterrenos y utilitarios deportivos o SUV.

El año pasado General Motors registró un retroceso de un 8,8% en su facturación que sumó 4 millones de euros. Ford también registró un porcentaje similar, al vender por un valor de 2.700 millones de euros. La Chrysler propiedad de la germana Daimler tampoco levanta cabeza, pese a la reestructuración de los últimos años.

La japonesa Toyota aparece en Detroit como la marca ganadora, hasta el punto de que se adelantará a Ford en Estados Unidos en cuanto a cuota de mercado, gracias al éxito de sus motores híbridos. Apuntando a la clientela de altísimo poder adquisitivo, Rolls Royce estrena en Detroit su Phantom Drophead Coupe, segundo modelo bajo la dirección de su casa matriz, la germana BMW. Su precio entre 200.000 y 300.000 euros.

Ian Robertson, número uno de Rolls Royce, explica: “En 2006 nuestro principal mercado siguió siendo Estados Unidos. El Reino Unido creció de forma importante hasta ocupar la segunda posición. Pero para nosotros Asia es crucial estratégicamente. China superó a Japón, gracias a ventas que aumentaron un 60%.

En el Salón de Detroit, primera gran cita del sector del automóvil en 2007, se exhiben 45 nuevos modelos. Las marcas europeas aunque no conocen el éxito de las asiáticas en el mercado norteamericano han ganado terreno, aprovechando la crisis de sus rivales estadounidenses. Incluso el diminuto Smart parece tener una oportunidad en el país de los vehículos superlativos.