Última hora

Última hora

De la guerra del gas a la del petróleo

Leyendo ahora:

De la guerra del gas a la del petróleo

Tamaño de texto Aa Aa

2007 se estrena con la guerra del petróleo; 2006, terminó con la crisis del gas. A finales de año, Bielorrusa amenazó con cortar las exportaciones de gas ruso hacia Europa, de las que el 20% transitan por su territorio. El contencioso sobre la subida de los precios del gas entre Minsk y el gigante ruso Gazprom, resuelto en el último minuto, dejó en una situación delicada a los consumidores europeos, sobre todo en Lituania, Polonia y Alemania.

En 2005, un pulso del mismo estilo entre Rusia y Ucrania que transporta el 80% del gas ruso a Europa, provocó cortes del suministro en Austria, Hungría y Polonia. La disputa sobre los precios del gas entre Moscú y Kiev sobrepasaba lo estrictamente comercial y dejaba entrever connotaciones políticas.

Algunos de los antiguos países de la URSS, como Georgia, consideran que la subida de las tarifas de Gazprom no obedece a una equiparación de los precios con Europa, sino que son en realidad un arma política para castigar a quienes se acerquen a occidente.

En enero de 2006, Georgia sufrió cortes de gas debidos según Moscú a la explosión de un gasoducto. Con el 30% de las reservas mundiales de gas que exporta a través del monopolio estatal Gazprom, Rusia se ha convertido en un socio energético estratégico para la Unión Europea, que obtiene de Moscú el 24% de sus necesidades de gas.

Para intentar diversificar sus fuentes de aprovisionamiento, la UE se ha lanzado en el proyecto de construcción de Nabucco, un gasoducto que une el Mar Caspio con Europa central, aunque no estará operativo hasta 2012. La UE importa más energía de la que exporta. Su dependencia de los hidrocarburos hipoteca su futuro, y los desafíos ligados al cambio climático comienzan a levantar poco a poco el tabú sobre la energía nuclear.