Última hora

Última hora

La Justicia francesa investiga un nuevo escándalo alimentario a escala europeo

Leyendo ahora:

La Justicia francesa investiga un nuevo escándalo alimentario a escala europeo

Tamaño de texto Aa Aa

Un lote de carne de vacuno enlatada protagoniza el último escándalo alimentario conocido en Europa. La Justicia francesa sigue la pista de 650.000 envases que salieron en noviembre pasado de la empresa COVI con sede en el norte del país con carne no apta para el consumo. Uno de los responsables de la compañía, Jean-Philippe Dop, trata de tranquilizar a la población: “los peligros son muy limitados puesto que la mayoría de estos productos son sometidos a un proceso de esterilización que destruye cualquier bacteria o agente patógeno”.

Un control ordinario detectó huellas de necrosis y lesiones hemorrágicas en los productos animales analizados. El director jefe de los veterinarios que hicieron los análisis insiste en que no hay peligro para los consumidores y en que el problema es de calidad.

La carne se distribuyó en 5 países: Francia, Bélgica, Gran Bretaña, Irlanda y Grecia. La mayor parte del lote ya ha sido devuelta a su origen. La empresa que lo envasó y distribuyó alega que recibe la carne congelada y que el control de su estado corresponde a sus proveedores, a los que se plantea pedir una indemnización.