Última hora

Última hora

El Líbano: economía bajo fuego

Leyendo ahora:

El Líbano: economía bajo fuego

Tamaño de texto Aa Aa

Seis meses después del conflicto entre Israel y Hezbollah, la economía del país del cedro está en estado de muerte clínica. Para el gobierno, la conferencia internacional de ayuda económica al Líbano que se celebra el jueves en París, es la última posibilidad de levantar cabeza y evitar una grave crisis financiera.

Pero la economía es prisionera de la política. Ahmed Fatfat, Ministro de Juventud y Deportes del Líbano: “Desde esta mañana, dice los libaneses sufren las agresiones de la oposición dirigida por Hezbollah. Son agresiones contra el derecho de la población al transporte, al trabajo o a dirigirse al aeropuerto. De hecho, Hezbollah está completando la destrucción de nuestra economía que comenzó Israel”

El principal talón de Aquiles de la economía libanesa es su deuda pública. En 1992 era de dos mil trescientos millones de euros, actualmente se eleva a 31 seiscientos millones de euros. Este año, Beyrut tiene que rembolsar 5 mil 300 millones de euros, y el año que viene, dos mil millones más. Detrás de la deuda, una inestabilidad política que prevalece desde la guerra civil que azotó el país de 1975 a 1990.

El verano pasado, el coste del conflicto entre Israel y Hezbolah fue de más de dos mil millones de euros sólo en concepto de pérdidas directas. La guerra fue el tiro de gracia para la frágil economía de un país que apenas regresaba a la normalidad. Muchos expertos coinciden en que París III, es a corto plazo el único flotador capaz de salvar de la bancarrota a la economía libanesa. Aunque no se barajan cifras oficiales, fuentes del Fondo Monetario Internacional hablan de casi siete mil millones de euros entregados en varias etapas.

El gobierno libanés, por su parte, presentará en la capital francesa un programa de reformas, muy criticado por la oposición, que contempla la introducción de nuevos impuestos a partir de 2008 además de medidas sociales y financieras y privatizaciones.