Última hora

Última hora

Los seguidores de Alí

Leyendo ahora:

Los seguidores de Alí

Tamaño de texto Aa Aa

Chií significa literalmente seguidor de Alí. Históricamente el chiísmo, rama minoritaria del Islam, nació de un conflicto político sobre la sucesión del profeta Mahoma. Tras haber sido designado Califa, Alí, yerno y primo de Mahoma es reemplazado por el gobernador de Damasco. Una minoría de los musulmanes se oponen y reclaman que el heredero sea descendiente del Profeta. Tras el asesinato de Alí, su hijo Hussein prosigue el combate de su progenitor hasta la batalla de Kerbala, donde es derrotado por el Califa Yazid.

La tradición cuenta que Hussein fue decapitado y su cuerpo mutilado. Durante la Achoura, los chiíes conmemoran su martirio. “El martirio del Imam Hussein representa la renuncia a todo lo que posees en nombre de la fe, y eso puede incluir a tus hijos, tus deseos terrenales, o materiales, explica este chií de Teherán. Mientras aceptemos que el martirio forma parte de nuestras creencias, ningún enemigo podrá desafiarnos”

Mayoritarios en Irak, Irán y Barein, los chiíes están también presentes en otros países musulmanes, pero solo representan al 10% de los fieles del Islam. En muchos casos viven en comunidad, separados de los suníes, y se sitúan entre los más pobres de la sociedad. Apartados del poder, se sienten discriminados y oprimidos, como sucedió en Irak durante muchos años y en el Líbano, hasta la irrupción de Hezbolá. El discurso político del Partido de Dios, retoma la celebración de Alí como el Imam que amaba a los pobres y a los desheredados.

Pero la referencia más clara del chiísmo político sigue estando en Irán. Tras la revolución de 1979 del Ayatolá Homeini el chiismo lanzó desde allí un desafío teológico e ideológico a los regímenes suníes conservadores.