Última hora

Última hora

Paso histórico hacia la unidad

Leyendo ahora:

Paso histórico hacia la unidad

Tamaño de texto Aa Aa

“Hoy hemos creado el potencial para cambiar para siempre el paisaje político de esta isla y para avanzar significativamente en nuestra lucha” Eran las palabras del líder del Sinn Feinn, Gerry Adams, después de que su partido decidiese por abrumadora mayoría respaldar la legitimidad de la Policía de Irlanda del Norte tras 86 años de boicot.

La votación, que tuvo lugar ayer en el Congreso Extraordinario del Partido en Dublín supone un espaldarazo al proceso de paz que promueve la restitución de la autonomía y la formación de un Gobierno de unidad entre católicos y protestantes. Martin Mac Guiness, número dos del Partido, subrayaba la importancia del voto: “Los protestantes del DUP quieren un “No” aplastante, asi que en este Congreso extraordinario deberíamos darles lo que más temen: un aplastante “Sí” de los republicanos”

Desde su creación en 1905, el Sinn Feinn se había negado a reconocer la autoridad de la policía norirlandesa por considerarla un brazo del intervencionismo británico. En el marco de los Acuerdos del Viernes Santo, la “Royal Ulster Constabulary” se transformó en 2001 en el Servicio de Policía de Irlanda del Norte. Su aceptación era una condición sine qua non impuesta por los unionistas de Ian Paisley para poner en funcionamiento las instituciones comunes.

Indispensable pero no única. La primera premisa fue el desarme del IRA, que originó la suspensión de las instituciones desde 2002. En julio de 2005, la organización terrorista renunció definitivamente a la lucha armada y se comprometió a abrazar la vía política para conseguir su objetivo de unificar Irlanda

El gesto del Sin Feinn, que deja la pelota del proceso de paz en el tejado del unionismo radical, es aun más significativo teniendo en cuenta que tiene lugar solo una semana después de la publicación de un informe sobre la policía norirlandesa en el que se asegura que paramilitares unionistas asesinaron a quince personas en Belfast durante la década de los 90 con la connivencia de una unidad especial de la policía norirlandesa.