Última hora

Última hora

La posible liberación de la terrorista Brigitte Mohnhaupt abre el debate en Alemania

Leyendo ahora:

La posible liberación de la terrorista Brigitte Mohnhaupt abre el debate en Alemania

Tamaño de texto Aa Aa

La antigua comandante de la Fracción del Ejército Rojo, también conocida como la Banda Baader-Meinhof, podría salir en breve de prisión tras pasar 24 años entre rejas en Alemania. Arrestada en 1982, en 1985 Brigitte Mohnhaupt, considerada la autora intelectual de 9 asesinatos, fue condenada a cinco cadenas perpetuas junto con su cómplice Christian Klar.

La Fiscalia Federal ha solicitado la puesta en libertad de Mohnhaupt, mientras que la de Klar, prevista para 2009, podría adelantarse si obtiene el perdón del presidente Alemán, Horst Koehler. En 1977, ambos lanzaron su cruzada contra el estado capitalista, atentando contra sus representantes.

El 7 de abril, el Fiscal Federal Siegfried Buback fue tiroteado en Kalsruhe en su coche, al detenerse ante de un semáforo. Meses más tarde, el 5 de septiembre de ese mismo año, Hanns-Martin Schleyer, jefe de la patronal alemana, era secustrado en Colonia. Su cadaver apareció un mes más tarde en Francia. Treinta años después de este crimen que despertó en Alemania los peores recuerdos de su pasado, la viuda de Schleyer sigue sin entender lo ocurrido. “¿Hay alguna justificación para un acto así?”, se pregunta.

Como en las otras familias de las víctimas de la Banda Baader-Meinhor, el hijo de la señora Schleyer muestra su enfado por la petición de liberación de Mohnhaupt hecha por la Fiscalía Federal: “Como en la mayor parte de las ocasiones en la vida, sería importante que se realizase algún tipo de gesto hacia mi madre. No entiendo cómo se ha hecho esta petición de libertad sin que hayan dado muestras de arrepentimiento”

Sin embargo, para la Justicia lo importante es que la Fracción del Ejército Rojo ya está disuelta, y sobre todo, la renuncia a la violencia política hecha por parte de los encarcelados. Habla el Fiscal General de Stuttgart, Klaus Pflieger: “Mucha gente no puede creer que se pueda liberar a una persona así. Pero han de darse cuenta de que en términos penales todo tiene un fin. Esto muestra la soberanía del país, dando a estas personas una segunda oportunidad”.