Última hora

Última hora

Los candidatos a las presidenciales francesas se comprometen con el medioambiente

Leyendo ahora:

Los candidatos a las presidenciales francesas se comprometen con el medioambiente

Tamaño de texto Aa Aa

Nicolas Hulot, célebre presentador de la televisión francesa, ha puesto a los candidatos presidenciales de rodillas. Tras amenazar con presentarse a los comicios y llevarse consigo una parte de los votos de la primera vuelta, ha obligado a los políticos a escuchar sus proposiciones y realizar promesas concretas. Diez candidatos han firmado esta mañana el “Pacto Ecológico” para hacer de Francia, desde 2007, un país ejemplar en materia de política medioambiental.

“Si soy elegida – explicó la candidata socialista Ségolène Royal – me encargaré personalmente de impulsar una política ambiciosa en en materia de medioambiente y desarrollo sostenible” “Todo lo que voy a decir, lo haré – sentenciaba Nicolas Sarkozy, candidato de la conservadora UMP – Hay tres urgencias: El recalentamiento climático, la disminución de la biodiversidad y la salud. No se trata de una cuestión de comodidad, se trata de una cuestión de supervivencia”. Unas palabras a las que deben seguir actos, tal y como reclaman los defensores del medioambiente de todo el mundo, que desde hace años dan la señal de alarma.

En París se haya reunido el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático. Los 500 participantes presentarán su informe definitivo el viernes. Sus estimaciones cada vez apuntan más alto. Durante este siglo, las temperaturas aumentarán en torno a 3º Celsius de media, lo que supondrá en ciertas regiones una subida de 10º. Como muestra la comparativa entre el comienzo del siglo XX y la actualidad, el deshielo de los glaciares se acentuará, provocando entre otras consecuencias un aumento del nivel del mar.

Y en la otra punta de la tierra, las zonas ya desérticas, como Australia, sufrirán importantes sequías e incendios y un aumento de las muertes relacionadas con el calor. A la larga, la gran barrera de coral podría desaparecer. En definitiva, la humanidad se enfrenta a una amenaza real a la que debe empezar a hacer frente ahora.