Última hora

Última hora

Estados Unidos sufre el trasvase de contaminación de China a California

Leyendo ahora:

Estados Unidos sufre el trasvase de contaminación de China a California

Tamaño de texto Aa Aa

El cambio climático ha ocupado durante una semana a los responsables políticos y líderes de opinión en toda Europa. Las evidencias científicas se acumulan, igual que la responsabilidad manifesta de los países industriales. Europa mira así con cierto recelo a su principal socio comercial, Estados Unidos, preguntándose hasta cuándo Washington se unirá a los esfuerzos globales para frenar la contaminación de gases de efecto invernadero contemplados en el Protocolo de Kyoto.

EuroNews ha querido sondear la opinión de Estados Unidos, a través de su embajador ante la Unión, Clayland Boyden Gray, autor de varias enmiendas a la última ley americana sobre la calidad del aire en la que se sugiere que será el mercado el que resuelva los actuales problemas de medio ambiente.

EuroNews:
El presidente estadounidense George Bush manifestó recientemente la intención de su país de dar algunos pasos importantes para hacer frente al calentamiento del planeta. ¿En qué consiste esta iniciativa?

Boyden Gray:
El principal elemento que anunció en su discurso sobre el estado de la nación se refiere a la necesidad de aumentar fuertemente el uso de biocarburantes, para atender nuestras necesidades energéticas. En otras palabras, los biocarburantes deben suponer el 20% del consumo en los próximos 10 o 15 años. Esa situación debe mejorar tanto nuestra seguridad energética, como la reducción de C02. Esta medida viene a reforzar la iniciativa del gobernador Schwarzenegger en California para hacer algo similar. Se trata de un paso ambicioso.

EuroNews:
¿Qué es lo que no funcionó en Kyoto?

Boyden Gray:
El principal problema que tuvimos fue político: el Senado votó unánimemente contra ese tratado, incluyendo a los senadores demócratas.
Ahora bien, ¿por qué paso eso en el 97 y 98?. Porque el mundo no incluyó a China e India. Tendrían que haber firmado ese tratado para que funcione realmente el sistema. Porque si no están incluidos, nosotros tenemos que elevar nuestros costes en el sector industrial, y como resultado las fábricas se van a China donde no hay controles. Europa ya está sufriendo esta situación; por eso hay mucha resistencia para aceptar el sistema europeo de reparto de cuotas de contaminación. Es el mismo problema: las empresas energéticas europeas dicen que si suben los precios a sus clientes, sus clientes sencillamente acudirán a India o China.

EuroNews:
Estados Unidos parece remiso a aplicar normas vinculantes para limitar las emisiones de CO2. ¿Qué hay de cierto en eso?

Boyden Gray:
Estamos invirtiendo sumas multimillonarias en investigación para hallar las respuestas; y parece que somos el único país que está haciéndolo.
En cuanto a medidas concretas, hay que decir que lo que el Presidente anunció en el Discurso sobre el Estado de la Nación es vinculante. Necesitaremos que las compañías petroleras mezclen esos combustibles alternativos con los convencionales y eso será vinculante. Lo que nos negamos a hacer es aceptar un sistema de limites y de cuotas canjeables, porque no funcionará sin China y sin India. Sencillamente tendrá importantes fugas, fugas hacia esos dos países asiáticos. Ya estamos sufriendo el trasvase de la contaminación de China hacia California. Una quinta parte de la contaminación de ese estado es exportada desde China. Así que no queremos trasladar más industrias a China, para que después importemos su contaminación.

EuroNews:
¿Qué piensa usted del sistema de cuotas de emisión de C02 de la Unión Europea?

Boyden Gray:
Bueno, encierra algunos problemas. No incluye al sector del transporte, que es el segmento de mayor crecimiento en las emisiones de carbono en la Unión Europea.

EuroNews:
¿Y la tasa sobre el carbono?

Boyden Gray:
No es una mala idea, pero no es tan buena como el sistema de límites y cuotas. El problema es que en nuestro país cualquier impuesto que repercuta en el coste de los combustibles es muy sospechoso políticamente. De hecho es un problema político. Aplicamos el sistema de límites y cuotas para contener la lluvia ácida. Funciona muy bien, tiene una gran aceptación en Estados Unidos, pero si se habla de carbono, entonces hay que incluir a China, que herederá toda nuestra industria, si no les colocamos en igualdad de condiciones como obligamos a nuestra industria.

EuroNews:
Sin embargo, mientras tanto, no se tomarán medidas hasta 2009, cuando asume un nuevo presidente en la Casa Blanca.

Boyden Gray:
Bueno creo que el Presidente sugirió en el discurso sobre el Estado de la Nación que se adoptarán normas vinculantes. Por ejemplo ya tenemos en nuestra ley de política energética, aprobada hace dos años, una exigencia para producir 7.500 millones de galones de etanol. Lo que el Presidente va a hacer es incrementar esa cifra y hacer que esa decisión de mezclarlo con el carburante sea vinculante. El Congreso tendrá que estar de acuerdo. En todo caso, la medida será ley de cumplimiento obligatorio.

EuroNews:
¿Qué me dice usted de la idea de que el Presidente Bush lo que busca es encontrar un nuevo espacio político, tras la derrota que sufrió en las elecciones de medio mandato?

Boyden Gray:
No sabría decirle. Hizo un gran anuncio sobre la mezcla de etanol con gasolina hace cerca de un año en el discurso sobre el Estado de la Nación y de hecho ha seguido esta cuestión durante varios años. No creo que eso se pueda capitalizar electoralmente, pues ya ha sido coherente con esa política desde hace años. ¿Está dándole ahora una mayor importancia?. Bueno el hecho es que se trata de un asunto apoyado por los Demócratas. De hecho es un asunto en el que puede avanzar en un Congreso ahora dominado por los Demócratas. Eso puede explicar algo del énfasis, pero en ningún caso se trata de una cuestión nueva para Bush.