Última hora

Última hora

Se profundiza la crisis política en Rumanía

Leyendo ahora:

Se profundiza la crisis política en Rumanía

Tamaño de texto Aa Aa

El entusiasmo y las celebraciones parecen ya lejanos. Desde que ingresó en la Unión Europea, la crisis política en Rumanía se profundiza. Sin embargo la adhesión fue una señal positiva; Bruselas había amenazado con retrasarla un año si Bucarest no tomaba medidas radicales contra la corrupción.

El deseo común de traspasar el umbral de la UE había mantenido unida a la gubernamental Alianza de centro-derecha Justicia y Verdad. El jefe del Estado, Traian Basescu y el primer ministro, Calin Tariceanu, presentaron hace dos años un plan anticorrupción conjunto.

El presidente prometió entonces que haría lo necesario para acelerar la adhesión:

“Les advierto sentenciaba Basescu de que las estructuras políticas no darán marcha atrás en la lucha emprendida para limpiar el sistema judicial rumano y hacerlo eficiente”

La ex abogada Monica Macovei fue la artífice de las reformas anticorrupción.

Nombrada ministra de Justicia en 2004, Macovei consiguió que se aprobara en el Parlamento la creación de la Agencia Nacional de la Integridad, encargada de verificar el origen de los bienes de ministros y parlamentarios.

La ley que ha conseguido que se investigue la fortuna de varios hombres de negocios y ex ministros, es duramente criticada por la oposición, pero también por varios miembros de la mayoría, que acusan a Macovei de luchar contra la corrupción con fines partidistas. El senado acaba de aprobar una moción de censura contra la ministra que sin embargo mantiene su cartera.

Otra víctima, en esta ocasión de las disputas entre el presidente y el primer ministro es el ex titular de Exteriores. Mihai Razvan Ungureanu fue otro de los arquitectos del ingreso en la UE, pero tuvo que renunciar a su cargo por petición expresa del primer ministro, molesto por haberse enterado por los periódicos de que los soldados estadounidenses habían detenido a dos rumanos en Irak

La guerra abierta en la cúpula del poder rumano podría beneficiar a los partidos de extrema derecha de cara a las elecciones europeas, previstas para el proximo 13 de mayo.