Última hora

Última hora

Energías renovables frente a la energía nuclear en el seno de la UE

Leyendo ahora:

Energías renovables frente a la energía nuclear en el seno de la UE

Tamaño de texto Aa Aa

A las afueras de París se encuentra el barrio de viviendas sociales más grande de Francia con capacidad para producir energías renovables. En los tejados, paneles fotovoltaicos captan los rayos solares de la capital francesa. La iniciativa está gestionada por CLER, una ONG que intenta promover la utilización de nuevas energías en Francia. En este país el 40% de la energía proviene del sector nuclear, mientras que las energías renovables sólo representan un 6%.

Arnaud Brunel, director de CLER, aboga por la coexistencia de ambas energías y dice que el debate no consiste ahora saber qué posición ocupa una energía u otra, sino saber utilizarlas correctamente, conseguir que sean efectivas e intentar desarrollar energías renovables, casi inexistentes en Francia, sobre todo para producir electricidad. Según la ONG, el objetivo es impulsar las energías limpias para reducir el consumo de otras fuentes y buscar una tercera vía entre la energía fósil y la atómica. En Francia, alrededor del 80% de la electricidad proviene de plantas nucleares. Una energía por la que también se decantan Finlandia, Lituania y los nuevos miembros de la UE, Rumanía y Bulgaria.

Para Frauke Thies de Green Peace ésta no es la mejor opción. Thies cree que en Europa hay demasiadas opiniones encontradas sobre la energía nuclear y que las energías renovables ligadas a las nuevas tecnologías podrían ser una buena alternativa para todos los Estados miembro.

De hecho, Alemania, Suecia e Italia han decidido abandonar completamente la energía nuclear. Dinamarca parece dedidida a seguir sus pasos. Mientras las medidas y propuestas de la Unión Europea para reducir las emisiones de CO2 siguen sin ser vinculantes. Los Veintisiete son conscientes de que la industria nuclear juega un papel crucial en el calentamiento global del planeta, aunque desde la Comisión no se hace referencia abiertamente.

Santiago San Antonio del Foro Atómico Europeo explica que las propuestas de la Comisión para reducir las emisiones de CO2 no son explícitas, y que si se quiere reducir la dependencia exterior, garantizar el suministro eléctrico en Europa hay que pasar por el uso de la energía nuclear.

Esta energía gana puntos en los antiguos países comunistas cuya prioridad es depender lo menos posible de la energía fósil rusa. Las ex repúblicas soviéticas han dejado claro que no se fían de las intenciones de futuro de Moscú.