Última hora

Última hora

La Unión Europea se embarca en una batalla pionera contra el cambio climático

Leyendo ahora:

La Unión Europea se embarca en una batalla pionera contra el cambio climático

Tamaño de texto Aa Aa

Misión cumplida para la canciller alemana Angela Merkel que, como presidenta de turno de la UE, ha conseguido el sí de los países encabezados por Francia más reacios al compromiso energético presentado ante el Consejo Europeo, reunido hasta el viernes en Bruselas.

Los 27 partían del consenso en el objetivo de reducir un 20 por ciento las emisiones de Co2 en 2020, hasta un 30 por ciento si las grandes potencias siguen el ejemplo y un espectacular 50 o 60 por ciento para mediados de siglo.

Sin embargo, el modo de alcanzarlo y el lugar de las energías renovables en el rompecabezas dividía en dos bloques a los países miembros.

La negociación se ha desbloqueado gracias a que, aunque el texto final establece que para 2020 el 20 por ciento del consumo energético debe proceder de fuentes renovables, como proponía el documento inicial, esta cifra se adaptará a las necesidades de cada país.

La canciller alemana Angela Merkel ha explicado en la rueda de prensa final la filosofía del acuerdo, que rechaza la consideración de la energía nuclear como renovable que sugirió Francia: “es importante que sean energías verdaderamente renovables y no otra cosa”. Merkel ha hecho referencia también a la necesidad de un impulso tecnológico y de innovación que haga factibles los objetivos fijados, “pero por supuesto hace falta tener en cuenta las particularidades y tradiciones de cada Estado miembro”, terminaba la canciller, que presidía por primera vez un Consejo Europeo.

La primera cumbre europea a 27, será recordada también como la última del presidente francés Jaques Chirac, que ha conseguido para su país segundo productor mundial de energía atómica que el acuerdo mencione la energía nuclear como útil para reducir las emisiones de Co2.

“Francia ha insistido en que el concepto de renovables abarque el marco más amplio de las energías que producen emisiones reducidas de Co2” decía Chirac, para especificar después, “que comprenden naturalmente el carbón limpio, que requiere un cierto número de investigaciones para estar en el mercado y la energía nuclear” dijo Chirac.

Así pues, éxito para la presidencia alemana de la Unión. Sin embargo la flexibilidad incluída en el texto deja a la Comisión Europea una vez más el papel de policía malo, ya que tendrá que proponer los objetivos de energías renovables a cada país y, previsiblemente, muchos no estarán de acuerdo, como ya ha ocurrido con las cuotas para la producción agrícola o ganadera.