Última hora

Última hora

El debate político se enciende en Polonia por la polémica "Ley de lustración"

Leyendo ahora:

El debate político se enciende en Polonia por la polémica "Ley de lustración"

Tamaño de texto Aa Aa

La llamada “Ley de la lustración”, o ley de verificación de las biografías, ha encendido el debate político y social en el mayor país de la UE. Casi un millón de polacos están obligados a partir de este jueves a declarar si colaboraron o no con los servicios secretos de la era comunista. La mayor parte son funcionarios, profesores y periodistas, como Andrzej Geber, el corresponsal de la televisión polaca en Estrasbrugo. “En este trabajo que muchas veces se denomina el cuarto poder comenta no está del todo mal que aquellos que no colaboraron con el régimen puedan decirlo en público, aunque sea tarde”.

La caza de Brujas que han promovido los hermanos Kaczynski desde que llegaron al poder no es nueva. En Polonia existía ya una ley similar desde 1997, aunque sólo se aplicaba a los altos funcionarios. Ahora, con el argumento de cerrar el oscuro capítulo del comunismo de una vez por todas, incluso la Iglesia está en el punto de mira, como demuestra el caso del Arzobispo de Varsovia, cuyo nombramiento fue anulado cuando se descubrieron sus vínculos con el antiguo régimen.

“Siempre hay informaciones, documentos y acusaciones que se publican en la prensa explica la corresponsal de un diario polaco en Bruselas. Y a veces ni siquiera son ciertas. Hay gente que estaba en contra de esta medida hace algunos años y que hoy, sin embargo, la apoyan. Debemos comprobar cada caso uno por uno. No sólo para sancionar a los culpables, sino también para exculpar a todos aquellos que han sido acusados falsamente. Y tenemos que hacerlo cuanto antes y de la manera más rápida posible”.

Los que se declaren en rebeldía, negándose a pronunciarse ante las autoridades, se arriesgan a perder su trabajo por un periodo de diez años. El eurodiputado liberal y antiguo ministro de Extreiores polaco Bronislaw Geremek está en contra de revivir los fantasmas del pasado. “No creo que sea un buena idea pedirle a un maestro que debe enseñar la verdad o a un periodista que debe informar libremente que se sometan de este modo explicaba. No creo que sea necesario hacer algo así”.

La revisión de las declaraciones comenzará el 15 de mayo en el Instituto de la Memoria Nacional si todo sale como está previsto. Y se calcula que el proceso concluirá dentro de quince años, lo que quiere decir que muchas personas habrán muerto antes de que se sepa si fueron o no colaboradores del régimen.