Última hora

Última hora

Bronislaw Geremek, eurodiputado y lider del partido polaco La Unión de la Libertades

Leyendo ahora:

Bronislaw Geremek, eurodiputado y lider del partido polaco La Unión de la Libertades

Tamaño de texto Aa Aa

Con motivo del cincuenta aniversario del Tratado de Roma, EuroNews ha hablado con Bronislaw Geremek, profesor de historia además de político. Nacido en Varsovia, es eurodiputado desde julio de 2004 por su partido, La Unión de las Libertades. Tras la caída del comunismo fue primero diputado en el Parlamento Polaco y luego Ministro de Exteriores de su país desde 1997 a 2000.

EuroNews: ¿En primer lugar me gustaría saber qué hacía usted el 25 de marzo de 1957?

Bronislaw Geremek: Mire usted, pienso a menudo en aquel momento y en cuales eran los sentimientos de aquel polaco lleno de esperanzas que yo era en 1957. Entonces no sabía nada del Tratado de Roma. Para mi 1956 es un periodo histórico fundamental para los países del Este. En junio del 56 estalla la revuelta obrera de Poznan. Después, en noviembre, tiene lugar la insurrección de Budapest, además del cambio de poder en Polonia, incitado por los obreros de Varsovia, que significó la llegada de Gomulka al poder. Lo que pasó en Roma en 1957 nos quedaba lejos. La importancia histórica de ese año no la comprendí hasta que me sentí ciudadano de la Unión Europea.

EuroNews: ¿Cree que los europeos piensan como usted? ¿Piensa que las celebraciones van a estar seguidas de igual manera a lo largo de toda la Unión Europea?

Bronislaw Geremek: Espero que así sea. Esto significaría que todos los ciudadanos europeos, desde el Este hasta el Oeste, comprenden la importancia histórica del Tratado de Roma. Pero, mire usted, es más fácil unificar economías y administraciones que memorias. Este aniversario del Tratado de Roma es el momento en que las memorias de todos se tienen que unir. Robert Schuman no tenía dudas de que la integración europea no podía realizarse con los países de Europa central y oriental separados. El dijo que entonces no era el momento de unirlos, pero que ya llegaría. Ese momento ya se ha producido.

EuroNews: ¿No cree que celebrar los cincuenta años de la integración económica es, en cierto modo, ocultar el difícil inicio de la política única europea?

Bronislaw Geremek: Cuando leemos las declaraciones de los padres fundadores, cuando leemos lo que Paul-Henri Spaak, quien preparó el Tratado de Roma y la Declaración de Mesina, afirmaba en la época podemos ver que la visión política ha estado siempre presente. El proyecto de la comunidad europea no es solo un proyecto económico. Es el proyecto político por excelencia.

EuroNews: ¿Cree que la energía y la investigación podrían ser los nuevos pilares de la Unión Europea del siglo XXI, después de aquella del carbón, el acero y la agricultura de los años 50 y 60?

Bronislaw Geremek: Hoy estoy más seguro que nunca. En el último Consejo Europeo (del 7 al 8 de marzo en Bruselas) sobre el clima, por primera vez se habló de cosas concretas. Tres veces veinte: para el año 2020, reducir el veinte por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero y el veinte por ciento de la energía procedente de renovables. Es un proyecto verdaderamente bonito con una fuerte capacidad de atracción para las jóvenes generaciones y puedo asegurar que para los menos jóvenes también es apasionante.

EuroNews: Un proyecto más complicado de poner en marcha en el este que en el oeste.

Bronislaw Geremek: Ahí tiene razón. Me alegro de que me haga esa pregunta porque ya la tenía rondándome la cabeza. Ciertamente nosotros somos un país en vías de desarrollo y todos los antiguos países comunistas han perdido un periodo de su historia para nada. Hemos malgastado bastante tiempo. Así que ahora, las energías renovables y la tecnología, que son caras, no las podemos pagar. De modo que para que nosotros podamos afrontar el proyecto necesitamos que los otros países no adopten políticas egoístas. Esta es mi conclusión.

EuroNews: ¿Diría usted que actualmente Polonia protege los derechos fundamentales?

Bronislaw Geremek: No, no podremos decir eso. Lo podemos ver ahora mismo, con un gobierno que tiene una tendencia autoritaria, nacionalista, conservadora, que se pliega a la voluntad de los aliados, de los aliados de la coalición, que representan las tendencias extremistas. Por eso hace falta que Europa ayude cuando hay dificultades, sobre todo porque es una referencia sobre valores y política, además de sobre los Derechos Humanos.

EuroNews: Hay otro debate que se anuncia a propósito de la memoria colectiva europea que plantea si se debe poner en el mismo plano los crímenes comunistas y los de los nazis. ¿Cual es su opinión?

Bronislaw Geremek: Creo que la condena de los dos es más que una necesidad para el futuro de Europa, porque si no, Europa no tendrá una base sólida de referencia. Los regímenes totalitarios tendrían que ser condenados por entero. Los genocidios practicados por estos deben ser condenados como cualquier otro genocidio. Yo tengo mi historia personal que me hace comprender la diferencia entre esos dos sistemas totalitarios. Me acuerdo de ver cuando era niño, en 1945, entrar al ejército polaco y soviético juntos para expulsar al alemán. Yo estaba muy contento porque tenía el sentimiento de haber sido liberado. Esto es un ejército para mi, los recibí como el ejército de la liberación. Pero esto no cambia mi opinión ni mi condena de cualquier totalitarismo, de uno y de otro, del marrón y negro alemán y del rojo del imperio soviético.