Última hora

Última hora

Inseguridad y miseria en el Irak post-Sadam

Leyendo ahora:

Inseguridad y miseria en el Irak post-Sadam

Tamaño de texto Aa Aa

Charcos de aguas fecales invaden las calles de Sadr City. El bastión chií de Bagdad es uno de los barrios más pobres de la capital iraquí. Idan Hizam vive en casa de sus padres con su mujer y sus 4 hijos. Cuatro años después de la caída de Sadam sigue sin encontrar trabajo. “Me expulsaron de la policía el dos de febrero de 1985, dice y nadie quiere reclutarme. Estoy herido y soy el cabeza de familia. A mi hermano lo ejecutaron durante el régimen de Sadam, a mi me hirieron”

También los siete miembros de la familia de su hermana viven en la casa de tres habitaciones. Ellos huyeron de su hogar, en un barrio suní, por culpa de la violencia sectaria… “Nos fuimos cuando mataron a mi hermano y mi padre se quedó paralítico, recuerda. Este es el hijo de mi hermano muerto. Ahora vivimos con mis abuelos, que son muy pobres”

Pobreza, paro, desintegración de las infraestructures y de los servicios públicos, la inseguridad; Es la realidad cotidiana que viven la mayoría de los iraquíes. Muchos de ellos son además víctimas de la limpieza étnica. Es el caso de Umm Abdul Wahab, que tuvo que irse de su casa, en el barrio chií de Tobji, porque es suní. Su marido se quedó sin trabajo tras diez años en el Ejército de Sadam.

“Tuve que sacar a mi hija del colegio a causa de los asesinatos y los secuestros, afirma. ¿Cómo vas a sentirte seguro así? Yo paso mucho miedo cuando mis hijos salen, pero ¿qué vas a hacer? los mando a trabajar como limpiadores del servicio gubernamental para que podamos vivir”

Para el iraquí medio, la inseguridad es ahora mayor que con Sadam, cuyo régimen reprimía sobre todo a los disidentes políticos.