Última hora

Última hora

Las dos caras de Moqtada al Sadr

Leyendo ahora:

Las dos caras de Moqtada al Sadr

Tamaño de texto Aa Aa

El 9 de abril de 2003 las tropas estadounidenses entran en Bagdad. En las calles, los musulmanes chiíes expresan su alegría. La caída del régimen de Saddam Hussein significa el fin de la opresión para los chíies, mayoritarios en Irak.

Pero muy poco después, un líder religioso se va a destacar por su oposición a la invasión: el imam Moqtada al Sadr.

Desciende de un linaje muy influyente entre los chíies. Su padre, Muhammad Sadiq Sadr, fue asesinado por Saddam en 1999.

Moqtada ha heredado su prestigio y su red caritativa, con la que brinda ayuda a los chiíes pobres de los suburbios de las grandes ciudades como Bagdad. Significativamente, uno de esos suburbios, antes conocido como Ciudad Saddam, fue rebautizado como Ciudad Sadr.

Dos meses después de la invasión y desafiando a las autoridades estadounidenses, Al Sadr crea el Ejército del Mehdi. El pretexto fue proteger a las autoridades religiosas chíies de la ciudad santa de Nayaf. Se calcula que el Ejército del Mehdi tiene entre 10.000 y 60.000 hombres.

Es en Nayaf, lugar de residencia de Moqtada, donde en 2004 tiene lugar el peor enfrentamiento entre los milicianos del Mehdi y 2.000 soldados norteamericanos que sitian la ciudad.

Sólo la mediación del gran ayatolá Ali Sistani podrá detener los combates. Moqtada Al Sadr se convierte en un símbolo de la resistencia contra la ocupación.

Pero el imam radical también se acerca al poder establecido. En diciembre de 2005, sus partidarios se presentan a las elecciones legislativas dentro de una coalición chií. Consiguen 32 escaños en el parlamento y entran en el gobierno de Nuri Al Maliki.

Esta ambigüedad le ha valido a Al Sadr críticas en el seno de la comunidad chií, cada vez más castigada por los atentados de grupos armados sunníes.

Su discurso, mezcla de nacionalismo iraquí y de fundamentalismo chií, está provocando también divisiones en el propio del Ejército del Mehdi.