Última hora

Última hora

Bush intenta convencer a demócratas y republicanos para que apoyen su reforma de inmigración

Leyendo ahora:

Bush intenta convencer a demócratas y republicanos para que apoyen su reforma de inmigración

Tamaño de texto Aa Aa

Bush va a tener que nadar entre dos orillas para que sea aprobada su reforma de inmigración, con la frontera sur del país como telón de fondo, un telón de hormigón y verjas, que de paso pretende ampliar.

Ni legalizar a todos los que cruzaron el río Grande, ni deportar a todos los que entraron de manera ilegal: el presidente estadounidense asegura estar trabajando duro con demócratas y republicanos para encontrar un término medio, porque “no es viable, según él, deportar a los 11 ó 12 millones de inmigrantes, pese a que pueda sonar bien ante las cámaras”, ha insistido en su visita al desierto de Yuma, en el Estado de Arizona donde el proyecto de construcción de un segundo muro de separación con México sigue su curso.

Bush ha admitido que el trabajo de muchos de los inmigrantes latinoamericanos es necesario para la economía estadounidense. Su reforma propone legalizar a algunos de ellos con la condición de que vuelvan a sus países de origen sin garantías, dejando sus casas y trabajos, paguen una multa y pidan entonces un visado de tres años cuyo coste es de unos tres mil euros.