Última hora

Última hora

Marruecos, el eslabon débil del Magreb frente a Al Qaeda

Leyendo ahora:

Marruecos, el eslabon débil del Magreb frente a Al Qaeda

Tamaño de texto Aa Aa

La monarquía marroquí, encarnada por el joven Mohamed VI, ¿es el último bastión frente al islamismo radical?

Durante el reinado de su padre, Hassan II, Marruecos fue un país estable e impermeable a las turbulencias que sacudían a sus vecinos del Magreb. Pero desde hace cuatro años, la tensión va en aumento.

El 16 de mayo de 2003, cinco atentados simultáneos tuvieron lugar en Casablanca, matando a 24 personas. Los 12 kamikazes eligieron objetivos altamente sensibles: el sector turístico del que depende la economía marroquí, la comunidad judía y la Casa de España. Los atentados llevaban la marca de Al Qaeda.

Desde entonces, Marruecos vive en estado de alerta permanente. La policía ha desmantelado más de 50 células islamistas, algunas de ellas ligadas a la red de Ossama Ben Laden, y ha detenido a más de 3.000 sospechosos.

A finales de marzo de 2007, 24 presuntos islamistas fueron arrestados bajo la acusación de preparar una serie de atentados contra la industria turística.

Marruecos es el eslabon más débil del Magreb.
Con una tasa de analfabetismo del 50 por ciento, la mayor parte de la población vive sumida en la pobreza. El islamismo radical encuentra terreno abonado en los misérrimos suburbios de las ciudades marroquíes.

La incompetencia de las élites marroquíes, la corrupción y la frustración frente al conflicto de Oriente Próximo contribuyen a que muchos jóvenes se enrolen en el yihadismo.

El testimonio del periodista marroquí Jamal Uahbi, desde la ciudad norteña de Tetuán: “Están adoctrinando a la gente por internet o aquí, en Marruecos. Están reclutando a mucha gente”.

Con una base sólida en Marruecos, Al Qaeda puede amenazar de más cerca a Europa. Y en primera línea está España. Los enclaves españoles de Ceuta y Melilla son objetivos declarados de los yihadistas, que han prometido “liberar Al Andalus”.