Última hora

Última hora

Tarifas máximas y transparencia: la Eurocámara contra los abusos de las operadoras de móviles

Leyendo ahora:

Tarifas máximas y transparencia: la Eurocámara contra los abusos de las operadoras de móviles

Tamaño de texto Aa Aa

Muchos europeos se han llevado una desagradable sorpresa en la factura del teléfono móvil al volver de un viaje al extranjero.

Las llamadas en itinerancia o ‘roaming’ son uno de los caballos de batalla de las asociaciones de consumidores que denuncian precios abusivos, falta de transparencia y fallos en el servicio.

El Parlamento Europeo ha propuesto una tarifa máxima de 0.40 euros por minuto para las llamadas hechas desde el extranjero al país de origen y de 0.15 euros minuto para las llamadas recibidas en el extranjero.

La Comisión Europea quiere que la propuesta sea aprobada en junio por el Consejo de Ministros del sector, antes del periodo vacacional.

El informe propone también que el servicio se active automáticamente sin que sea necesario advertir al operador, limita a 0.23 euros el máximo que puede cobrar un operador por alquilar la red a una compañía extranjera y quiere acabar también con la actual dispersión de tarifas y precios.

Un ejemplo elaborado por la Comisión: ahora, un francés que viaja a Alemania paga cerca de cuatro euros por llamar durante cuatro minutos a alguien que está en Francia, frente a los cinco que paga un alemán por el mismo servicio.

El informe se ha aprobado este jueves en la comisión de Industria de la Eurocámara por 45 votos a favor, tres en contra y una abstención.

El eurodiputado austriaco Paul Rübig ha presentado el informe y explicaba que “si cruzas una frontera deberías recibir inmediatamente un mensaje de texto informándote del precio por minuto del roaming, adaptado a las condiciones del contrato del usuario” decía.

La propuesta rebaja hasta en un 70 por ciento las actuales tarifas aplicadas por las operadoras.

Falta saber cómo encajan las compañias telefónicas europeas esta reducción de beneficios, si contestan, cuelgan, o prefieren dejar la llamada de la UE en espera.