Última hora

Última hora

Incógnitas de la masacre de Virginia

Leyendo ahora:

Incógnitas de la masacre de Virginia

Tamaño de texto Aa Aa

Los disparos grabados por un estudiante de la Universidad Politécnica de Virginia con su teléfono móvil dan idea de la tragedia que se vivía dentro del edificio.

Era el segundo tiroteo, en el que murieron 30 personas más el propio asesino. Muchos no se explican que esto pudiese ocurrir dos horas después del primer tiroteo que ya había dejado dos víctimas, y que en todo este tiempo no se evacuase la Universidad. Cuando se avisó a los alumnos era tarde y se hizo en muchos casos a través de email.

Según la Policía, que trata todavía de atar los numerosos cabos sueltos, el asesino había bloqueado las puertas con cadenas para impedir a las víctimas escapar.

El presidente del centro Charles Steger explica que cerraron el edificio donde se pensó que se habían producido los disparos y que creyó que la situación estaba bajo control. “ No había motivos para pensar que iba a ocurrir otro incidente”, añade.

En el momento del tiroteo, había unos 2.000 alumnos en el campus, situado en la localidad de Blacksburg. Es uno de los mayores del país, y ya había tenido fallos de seguridad en el pasado, recientemente, además. En agosto un presidiario que se habia fugado se atrincheró en el centro y fue abatido por la policía en el fuego cruzado. Ahora, este mismo campus ha sido escenario de la peor masacre perpetrada en una Universidad estadounidense.