Última hora

Última hora

Sarkozy a una ronda de su sueño

Leyendo ahora:

Sarkozy a una ronda de su sueño

Tamaño de texto Aa Aa

Objetivo cumplido: Nicolas Sarkozy ha conseguido pasar a la segunda vuelta de las presidenciales. Pragmático, hiperactivo, popular… y muy ambicioso, Sarkozy nunca ha ocultado que el objetivo final de su carrera es el Elíseo. Para conseguirlo, empieza por hacerse con las riendas del partido en el poder, la UMP, en noviembre de 2004.

Poco después, regresa al ministerio del Interior. Un cargo idóneo para seducir a los electores preocupados por la inseguridad, especialmente en los suburbios de las grandes ciudades. “Sarko”, tal como se le conoce popularmente, crea polémica al tratar a los jóvenes de los suburbios de “chusma”. Pero también se presenta como hombre conciliador, a quien gusta dialogar con los ciudadanos.

Hijo de un refugiado húngaro y de una abogada que se divorciaron rápidamente, Nicolas Sarkozy quería ser periodista. Finalmente estudia Derecho, pero la política cambia su vida. Con sólo 28 años es elegido alcalde de Neuilly, un municipio rico cercano a París. Protegido de Jacques Chirac, éste vivirá como una traición el apoyo de Sarkozy a la candidatura presidencial de Edouard Balladur en el 95. Empieza la travesía del desierto. Pero siete años más tarde, Chirac lo vuelve a llamar para ocupar el ministerio del Interior en el gobierno de Raffarin.

Firme en materia de criminalidad e inmigración, le gusta presentarse como “el primer policía de Francia”. Sus detractores destacan sus contradicciones: proteccionista y a la vez liberal, atlantista pero opuesto a la guerra de Irak. Para Sarkozy, lo importante no son las ideologías sino las ideas eficaces. Para desencallar la crisis del “no” a la Constitución Europea, propone una versión minimalista del tratado.

En el plano personal, supera su comentada crisis matrimonial con la francesa de origen español Cecilia Ciganer Albéniz. En el plano político, logra desbancar de la carrera presidencial a sus más directo rival: Dominique de Villepin. Sarkozy consigue incluso el apoyo explícito de Jacques Chirac, con quien las relaciones fueron a menudo conflictivas.