Última hora

Última hora

El sueño del pequeño Nicolás, más cerca que nunca

Leyendo ahora:

El sueño del pequeño Nicolás, más cerca que nunca

Tamaño de texto Aa Aa

“Quién le da derecho tocarme la cabeza… No sabe que voy a ser presidente ?” Cuenta su madre que así respondió Nicolas Sarkozy a las palmaditas de un amigo de la familia. Tenía siete años. Hoy, a los 52, este hijo de la inmigración está a un paso de cumplir su sueño: tomar las riendas de la Jefatura del Estado francés.

Hiperactivo, enérgico y ambicioso, Sarkozy ha enfocado sus 30 años de carrera política a este objetivo. Seguridad, una suerte de liberalismo proteccionista, Atlantismo… Su triunfo en la jornada electoral de ayer supone un espaldarazo a su proyecto político. De su paso por el Ministerio del Interior se lleva el apodo de ‘primer policía de Francia’. Momento estelar de su ministerio: cuando prometió limpiar los suburbios de ‘chusma’, desencadenando una furibunda reacción en noviembre de 2005.

El joven estudiante de derecho se vio rápidamente seducido por la política. La derecha francesa se vio seducida por su oratoria y su pragmatismo. Aunque su relación con su antes mentor Jaques Chirac ha sido complicada, ahora la coalición gobernante UMP se rinde a los pies del hombre que ha conseguido el mejor resultado de la historia para los conservadores en una primera vuelta.