Última hora

Última hora

Paisley, la metamorfosis de un unionista radical en el paradigma de la reconciliación norirlandesa

Leyendo ahora:

Paisley, la metamorfosis de un unionista radical en el paradigma de la reconciliación norirlandesa

Tamaño de texto Aa Aa

Hace nueve años y medio, Ian Paisley negociaba a regañadientes con sus enemigos la formación de un ejecutivo biconfesional a cuya existencia se había opuesto hasta entonces. El acuerdo del Viernes Santo acababa de ser rubricado. Paisley era uno de sus detractores más férreos.

No es por casualidad si al reverendo se le conozca también como el “Doctor No”. Su historia política, estrechamente vinculada a la del conflicto norirlandés, es una letanía de negaciones.

Cuando el conflicto estalla en 1968 tras las manifestaciones pacíficas de los católicos para exigir igualdad de derechos cívicos, la provincia se inflama. El reverendo está ya en primera línea para predicar su credo: “La provincia del Ulster pertenece a la Corona Británica”

En 1973, se da el primer paso en el largo camino hacia la resolución del conflicto. Los acuerdos de Sunning Dale, una especie de preámbulo de los del Viernes Santo, contemplan una amplia autonomía para el Ulster con su propia Asamblea y gobierno.

Pero la intransigencia de las dos partes hace que el proyecto naufrague. El reverendo Paisley encabeza las hordas unionistas radicales. Doce años después, “the big man” vuelve a decir no. En esta ocasión, se opone a los acuerdos de Hillsborough, que dan a Dublín el derecho de supervisión en los asuntos del norte. Los unionistas, que temen la reunificación de la isla, se oponen tajantemente

Paisley vuelve a primera fila para denunciar esta tentativa de conciliación: “Somos parte de la gran familia británica, y ni Dublín ni el IRA conseguirán separarnos” Extremista y radical en sus convicciones y sus palabras, en 1986 fue evacuado “manu militari” de la Asamblea Norirlandesa, que fue disuelta por Londres tras el enésimo fracaso de las negociaciones.

Parlamentario europeo del 79 al 99, en 2004 no se presentó por razones de edad y de salud, pero ni siquiera eso ha conseguido mantenerle apartado del ruedo político británico.