Última hora

Última hora

Calin Popescu Tariceanu, primer ministro de Rumanía

Leyendo ahora:

Calin Popescu Tariceanu, primer ministro de Rumanía

Tamaño de texto Aa Aa

Cinco meses después de la adhesión de Rumanía a la Unión Europea, el primer ministro Calin Popescu Tariceanu vive un periodo convulso. Las tareas posteriores a la adhesión no son su única preocupación: la clase política rumana atraviesa una crisis de gran magnitud. ¿Se trata de un simple obstáculo en el camino o es una encrucijada de la democracia rumana? El primer ministro responde a las preguntas de Euronews.

Euronews: Señor primer ministro, ¿qué está pasando en Rumanía?

Calin Popescu Tariceanu: Tras la adhesión, ha sido beneficioso que los esfuerzos se concentren en una integración rápida y exitosa. He intentado muchas veces, con llamamientos públicos, convencer a los actores políticos implicados de una parte, el presidente, de otra los partidos políticos de que dejen de lado la disputa, en interés de Rumanía. Por desgracia, no lo he conseguido. Se trata del estilo conflictivo que caracteriza el comportamiento del presidente en la escena política. Debe a su manera de ser una actuación difícilmente igualable: ha logrado entrar en conflicto con el Parlamento, el Consejo Superior de Justicia, más de una vez con el gobierno… toda esta acumulación de cosas ha provocado a fin de cuentas la reacción del Parlamento, que le ha suspendido.

Euronews: ¿Qué es lo que está en juego de estas múltiples “guerras”?

Calin Popescu Tariceanu: Es una pregunta que debería hacerle a Traian Basescu. En estos dos años ha tenido la ocasión de mejorar el perfil político que le caracterizaba y que ya dejaba entrever aunque en menor medida un personaje de naturaleza conflictiva. Creo que, con un pasado político como el suyo (antiguo miembro del Partido Comunista antes de 1990; social-demócrata después; miembro, con la formación política que ha dirigido, del grupo Popular europeo…). Ha pasado por todas las fases pero, al final, no ha hecho más que convertirse en un político de línea demagógica, populista, anti-europeísta: el modelo que hoy vemos en los países de la antigua Unión Soviética.

Euronews: Anti-europeísta. La acusación es grave.

Calin Popescu Tariceanu: Desgraciadamente, es un perfil que no verá en ningún lugar de Europa. La Unión Europea se fundamenta en unas instituciones poderosas y no en personas que mantienen discursos demagógicos y populistas…

Euronews: Pero el discurso del presidente es precisamente: “hago lo que hago para que las instituciones de Rumanía sean poderosas, para que la justicia sea independiente”.

Calin Popescu Tariceanu: Esas no son las atribuciones del presidente. Es justamente ese el discurso populista y demagógico del que yo hablaba. Rumanía se ha adherido a la Unión Europea porque ha logrado construir instituciones capaces de respetar los compromisos adquiridos y ha alcanzado los niveles y criterios de adhesión a la Unión. La lucha contra la corrupción no es tarea de una sola persona, ya sea el presidente o cualquier otro. La lucha contra la corrupción la lleva a cabo la justicia.

Euronews: A propósito, ¿por qué ha apartado del frente del ministerio de Justicia a Monica Macovei, a cuyo nombre vincula Bruselas la gran mayoría de reformas en el ámbito de la lucha contra la corrupción?

Calin Popescu Tariceanu: La señora Monica Macovei pertenecía al Partido Demócrata, que ya no forma parte del gobierno, como consecuencia de las reformas que he llevado a cabo. No ha sido una medida que la incumba a ella particularmente.

En segundo lugar, sepa que el éxito de la lucha contra la corrupción no tiene que ver con Monica Macovei. Hay que tener en cuenta que ella ha pertenecido a un gobierno que la ha apoyado para que pudiera llevar a cabo ciertos proyectos de ley, que han contado con el apoyo de todo el gobierno.

Euronews: ¿Cuál es el efecto de la crisis con respecto a los acuerdos de post-adhesión de Rumanía?

Calin Popescu Tariceanu: Al gobierno no le ha afectado en absoluto esta crisis. Hemos podido respetar los compromisos adquiridos. El ejemplo más significativo es la adopción, en el Parlamento, de la ley para la organización y el funcionamiento de la Agencia Nacional de Integridad. Era uno de los cuatro objetivos establecidos a finales del año pasado con la Comisión Europea con respecto al apartado de justicia y asuntos internos. En el aspecto económico tampoco se han producido consecuencias. Los inversores extranjeros siguen confiando en Rumanía, lo cual es una prueba de que un conflicto político similar ya no puede crear la imagen de desestabilización que Rumanía hubiera tenido hace 10 años si hubiera pasado por un periodo similar.

Euronews: Es el día después del referéndum del 20 de mayo. Los rumanos invalidan la suspensión del presidente, lo cual le restablece en sus funciones. ¿Qué haría usted? ¿Es posible una cohabitación con Traian Basescu?

Calin Popescu Tariceanu: El gobierno y el primer ministro tienen una serie de acuerdos con la presidencia, tratos que quiero respetar como he hecho desde el comienzo de mi mandato.

Euronews: ¿Qué considera absolutamente necesario para que Rumanía salga del actual estancamiento político?

Calin Popescu Tariceanu: No veo con mucho optimismo el futuro si el presidente retoma sus asuntos. ¿Por qué? Porque tiene muy poca capacidad para sacar lecciones del pasado. Es posible que mantenga la misma actitud. Creo que, en esta situación, despúes del 20 de mayo, muchas instituciones, muchos líderes políticos, deberían despreciar, ignorar, al presidente.

Euronews: Sin embargo, existe un grupo que usted no ha mencionado y que no le ignora: el electorado. Según los sondeos, Traian Basescu es el favorito.

Calin Popescu Tariceanu: Lo veremos después del 19 de mayo.