Última hora

Última hora

Fatalismo, resignación y desinterés, telón de fondo de las legislativas en Argelia

Leyendo ahora:

Fatalismo, resignación y desinterés, telón de fondo de las legislativas en Argelia

Tamaño de texto Aa Aa

La falta de cambios de fondo en el tablero político argelino hace que la sombra del boicot planee sobre la cita electoral. Todo indica que el Frente de Liberación Nacional del primer ministro, Abdelaziz Belkhadem, aliado cercano del presidente Bouteflika, seguirá siendo la principal formación del Parlamento.

La única incógnita de estos comicios es saber si conseguirá dominar a sus principales aliados, también de corte conservador, de la Reunión Nacional Democrática, dirigida por el ex primer ministro tecnócrata, Ahmed Uyahia. Uyahia se opone a la línea populista del partido del actual jefe del gobierno.

El ingrediente integrista de la coalición en el poder es el Movimiento por la Paz y la Justicia Social, que no ha dejado de batallar para atraer a su redil a la franja electoral del proscrito FIS. Su líder, Buguerra Soltani, ministro de Estado en el Gobierno, aboga por un Estado regido por la ‘Sharia’ donde se mantendría el pluripartidismo democrático.

Por su parte, el líder del principal partido de la oposición, Abdallah Djaballah, ha llamado al boicot de los comicios después de que el gobierno le impida ostentar el liderato de la formación por “mala gestión”.

Del resto de los partidos en liza, consideradas marginales, destaca el Partido de los Trabajadores de Argelia. La única formación dirigida por una mujer, Luisa Hanun, es fiel a su pasado troskista; defiende una línea de extrema izquierda opuesta a la liberalización económica.

Tras el boicot de las legislativas de 2002, el líder de la Agrupación para la Cultura y la Democracia se presenta a los comicios con la esperanza de alzarse fácilmente con los votos del electorado beréber. Lo tendrá más fácil tras la anunciada ausencia del opositor Frente de las Fuerzas Socialistas de Hocin Ait-Ahmed que decidió no presentar candidatos, afirmando que “la suerte ya está echada”.