Última hora

Última hora

Cédric Klapisch: "Desde un punto de vista mundial se puede decir que el cine europeo está en buena forma".

Leyendo ahora:

Cédric Klapisch: "Desde un punto de vista mundial se puede decir que el cine europeo está en buena forma".

Tamaño de texto Aa Aa

Quizás su cara no es muy conocida, pero sí sus dos últimas películas. Cédric Klapisch, realizador y productor francés, es el autor de dos de los exitos europeos más importantes de los últimos años. “Una casa de locos” y luego “Las muñecas rusas”, han hecho célebre el programa de intercambio europeo Erasmus. En este mes de mayo, rico en actualidad cinematográfica, Cédrid Klapisch analiza el estado del séptimo arte en Europa para Euronews

EuroNews: Se escribe muy a menudo que el cine en Europa va mal. ¿Está usted de acuerdo?

Cédric Klapisch: Desde un punto de vista mundial se puede decir que el cine europeo está en buena forma. No hay muchos países productores. Lo son, por supuesto, los Estados Unidos, Asia y Europa. Por lo que el cine europeo en este aspecto esta bien representado. Quiere decir que hay una realidad de cine europeo: está Kaurismaki, está Almodovar, hay un nuevo cine alemán, también, por supuesto, hay francés, español, cine de autor. Pero es cierto que hay muchos problemas, sobre todo porque se exporta poco. Los franceses no vemos muchas películas alemanas, ni españolas, ni escandinavas, ni de Europa del este. En Inglaterra cerca del 90 por ciento de las películas que se ven son americanas, un 9 por ciento inglesas y el resto de cualquier otra nacionalidad. Es un ejemplo un poco caricaturesco pero cada vez se da más. Es raro que una película europea funcione en el viejo continente.

EuroNews: Hay políticas europeas y ayudas de muchos tipos. ¿Acaso no funcionan, están mal planteadas?

Cédrid Klapisch: ¡Sea como sea no dan resultado! Deben está mal planteadas. En realidad se ayuda poco al cine. Los cines UGC hicieron una jornada europea en la que pasaron 27 películas, pero es solo un día en todo el año. Además nosotros nunca veremos una película de Malta, una albanesa o una polaca… Tengo la impresión de que se da mucho dinero con esas ayudas, pero yo nunca he recibido ninguna, ni para “Una casa de locos”, ni para “Las muñecas rusas”. Creo que lo distribuyen muy mal. No se a donde va ese dinero.

EuroNews: Se han criticado mucho las coproducciones europeas. “Una casa de locos” se tituló “The spanish apartment” en inglés y no “europudding” porque se consideró demasiado peyorativo. ¿Hay que hacer “europudding” para conseguir el dinero y tener éxito?

Cédrid Klapisch: A mi me gustaba mucho el nombre de “europudding” para “Una casa de locos”. La idea de Europa y particularmente la idea cinematográfica de Europa, me sugiere ese horrible nombre. Cuando juntas a un alemán, a un italiano y a un sueco en un proyecto común, el resultado es una especia de pastel inmundo. Lo más interesante de Europa, y que intenté mostrar en “Una casa de locos”, es que somos países muy diferentes. Estamos cerca pero hay muchas diferencias entre el norte y el sur, con la Europa del este… Esas diferencias complican la convivencia pero son al mismo tiempo su riqueza. Me gusta decir que Europa son los Estados Desunidos, en oposición a los Estados Unidos. Lo que nos da valor es que no tenemos una lengua común, que tenemos culturas opuestas, pero que al mismo tiempo estamos intentando construir, entre todos, algo que todavía no existe.

EuroNews: ¿De igual manera que hay un cine norteamericano, se puede decir que hay un cine europeo?

Cédrid Klapisch: Si lo hay no lo sabemos. Descubrí que soy europeo cuando estuve en Estados Unidos. He vivido dos años en Nueva York y allí comprendí que soy parecido a los rusos, a los italianos, a los alemanes, algo que antes no sabía. Funcionamos mucho con los clichés culturales, con que España es corridas de toros y flamenco, Italia espaguetis, pero en realidad los europeos nos conocemos mucho mejor. Un francés sabe perfectamente quien es Don Quijote y quien es Shakespeare, mientras que no sucede lo mismo con todos los estadounidenses. Para ellos decir “es cine europeo” puede significar cualquier cosa. Una película alemana, italiana o frances tienen algo en común mientras que los europeos no encontramos los parecidos.

EuroNews: ¿Encuentra muchas diferencias cuando sale de Francia?

Cédrid Klapisch: Por supuesto. Cuando realizaba Una casa de locos y Las muñecas rusas, me hice muchas preguntas sobre Europa porque viajamos a Londres, a San Petersburgo, a Barcelona. De golpe después de estar en esas ciudades, encontré los puntos comunes, como, por ejemplo, que la identidad de Europa esta unida al conflicto entre historia y modernidad. Recientemente he dado unos cursos en Alemania que me han permitido ver hasta que punto el cine va a resurgir. Ponen mucho dinero, muchos esfuerzos e interés en relanzar su cine. De la misma manera que cuando el cine danes no era gran cosa y aparecieron Lars Von Triers, Winterberg. En algunos países, existe gracias a que, de golpe, aparecen nombres que hace que todo vuelva a comenzar. De modo que es muy importante estar pendiente de ver en qué se convierte el cine europeo porque está bastante vivo, y no solo de una manera comercial.

EuroNews: ¿Cree que los nuevos medios que hay, como internet, las multisalas, la digitalización, puede favorecer al cine?

Cédrid Klapisch: Eso depende de los políticos, de los actores, de los directores, de los distribuidores, de los productores. Tienen que saber aprovechar esas herramientas. Con ellos se puede fabricar una especia de concentración vertical que lleve a un empobrecimiento del pensamiento. Es la lógica actual de internet y de los blockbusters. Si aumenta el número de salas de cine, de cadenas de televisión, de sitios en internet para ver las películas, más de lo mismo. Esos nuevos espacios favorecen el marketing. Nos dicen “ven a ver spiderman”. Es muy raro como esa diversidad crea un empobrecimiento.

EuroNews: Cannes celebra su sexagésimo aniversario este año. Hay cinco películas americanas en la selección oficial por lo que dicen que se favorece al cine norteamericano. ¿Lo cree así?

Cédrid Klapisch: Hay que reconocer que el cine norteamericano es el más fuerte actualmente. Detesto cuando tenemos que ver malas películas de este país que están quitándole las salas a interesantes propuestas europeas. Pero eso no significa que no hagan buen cine, está Clint Eastwood, David Lynch, Jim Jarmusch, los hermanos Coen, todo el cine independiente de los jóvenes realizadores. Por eso no me sorprende que tengan una gran representación. En Estados Unidos y en Asia están sucediendo cosas muy interesantes y espero que también sucedan en Europa.