Última hora

Última hora

El caso Litvinenko enturbia las relaciones entre Londres y Moscú

Leyendo ahora:

El caso Litvinenko enturbia las relaciones entre Londres y Moscú

Tamaño de texto Aa Aa

La fiscalía británica ha acusado formalmente a un hombre de negocios ruso de la muerte del ex-espía Alexandre Litvinenko. Se trata de Andrei Lugovoi, un antiguo agente del KGB que durante años trabajó con Litvinenko en los servicios secretos de la extinta Unión Soviética.

La fiscalía del Reino Unido asegura que tiene pruebas para llevar a Lugovoi ante los tribunales y el gobierno británico ha pedido su extradición al Kremlin. “Ya nos hemos puesto en contacto con el embajador ruso decía la ministra de Exteriores Margaret Beckett. Y ahora esperamos que las autoridades rusas colaboren para que podamos juzgar a Logovoi en una corte británica, ya que fue envenenado en Londres”.

Sin embargo, es más que probable que el Kremlin rechace esa petición, amparándose en la Constitución rusa, como explicaba la portavoz de la fiscalía de Moscú. “El artículo sesenta y uno dice que un ciudadano ruso no puede ser extraditado comenta. Y la Convención Europea estipula que incluso cuando haya pruebas en contra del acusado, éste debe ser juzgado en territorio ruso, no en el extranjero, y siempre de acuerdo a nuestras leyes”.

Según la viuda de Litvinenko, la maniobra legal del Kremlin sólo demuestra una cosa, que al Kremlin no le interesa que se sepa la verdad. “No creo que el crimen lo cometiera una sola persona decía Marina Litvinenko, por eso es necesario juzgar a Lugovoi en el Reino Unido, para aclarar de una vez qué ocurrió y quién movió los hilos de la conspiración”.

Una conspiración que el propio Litvinenko ya había denunciado en vida. De hecho, poco antes de morir ofreció una entrevista en la que acusaba directamente al Kremlin y a Vladimir Putin de querer asesinarle.