Última hora

Última hora

Cuatro años después, la justicia serbia emite el veredicto en el asesinato de Zoran Djindjic

Leyendo ahora:

Cuatro años después, la justicia serbia emite el veredicto en el asesinato de Zoran Djindjic

Tamaño de texto Aa Aa

El 15 de marzo de 2003 Serbia lloraba la muerte de su Primer ministro. Decenas de miles de personas asistieron en Belgrado al funeral de Zoran Djindjic, asesinado tres días antes por un francotirador que le disparó un tiro en el tórax cuando entraba en el edificio sede del Gobierno, en el centro de la capital. El juicio por el magnicidio concluye hoy 4 años después sin que se hayan esclarecido del todo los motivos e inspiradores.

Sobre la ejecución del crimen, el sospechoso número uno de haber disparado es Zvezdan Jovanovic, antiguo miembro de una unidad secreta de la policía serbia. También el supuesto cerebro del asesinato, Milorad Ulemek formó parte de esa unidad, los “boinas rojas”, además de dirigir una banda criminal- el llamado Clan Zemun- bajo sospecha de haber llevado a cabo asesinatos políticos al servicio del régimen de Slobodan Milosevic.

La mayor parte de los 13 acusados estuvieron enrolados en los boinas rojas y contaban con la experiencia militar de las guerras de Bosnia y Kosovo. Los fiscales no han podido tirar más del hilo en el considerado como “proceso del siglo” en Serbia. Según la acusación, Djindjic fue víctima de la mafia belgradense y sus colaboradores en la disuelta Unidad de Operaciones Especiales de la Policía.

Aunque el sentimiento generalizado es que hubo algo más, una razón política, con órdenes que llegaron desde muy arriba, para frenar al reformista y pro-occidental Djindjic.