Última hora

Última hora

El "factor Bertie" baza electoral del Fianna Fial

Leyendo ahora:

El "factor Bertie" baza electoral del Fianna Fial

Tamaño de texto Aa Aa

Votar por el cambio o apostar por la continuidad; tras diez años de gobierno de centro derecha, los dos principales partidos de Irlanda intentan atraer a los últimos indecisos antes de unas legislativas que se presentan muy reñidas. Avalado por sus éxitos económicos, el primer ministro, Bertie Ahern, espera que la coalición que encabeza entre el Fianna Fíal y los demócratas progresistas logre un tercer mandato consecutivo: “Cuando llegamos al Gobierno hace 10 años, Irlanda se enfrentaba a importantes desafíos. Las cosas han cambiado tanto en los últimos tiempos, que se puede hablar de la década prodigiosa de Irlanda”

Elegido por primera vez en 1997, como su amigo Tony Blair, Bertie Ahern ha intentado personalizar la campaña y sacar el máximo partido al “factor Bertie”.

Además de su contribución a la paz en Irlanda del Norte, el Tigre Celta, como le llaman sus seguidores, ha logrado que la Isla Esmeralda presente cifras que miran con envidia otros países europeos: el crecimiento es el doble que el de la media de sus colegas de la Unión, y el índice de paro, un 4,3%, es el más bajo.

Una baza electoral de peso frente al Fine Gael de Enda Kenny qui encabeza la coalición de centro izquierda y denuncia un despilfarro del dinero público. Para Kenny, los frutos del crecimiento no se han invertido adecuadamente. Junto con sus socios de coalición laboristas, denuncia la otra cara de la moneda: los alquileres que se disparan, carreteras poco adaptadas al tráfico, falta de médicos y personal sanitario. La clave para ambos bloques podría radicar en la decisión final del Partido Verde, que con un 6% de los votos aspira a convertirse en la formación bisagra que decida la composición final del futuro gabinete.

Por ahora, las dos coaliciones se niegan a abrir las puertas del gobierno al Sinn Fein de Gerry Adams. Según los analistas, el Fianna Fail teme el imparable auge del partido de Adams tanto en Irlanda del Norte como en el sur, donde aspira a aumentar substancialmente los cinco diputados que tiene ahora en el Parlamento de Dublín. Para los más jóvenes y las clases trabajadoras, el Sinn Fein es el único partido republicano capaz de lograr la unificación con el norte.