Última hora

Última hora

Un gurú del neoliberalismo al frente del Banco Mundial

Leyendo ahora:

Un gurú del neoliberalismo al frente del Banco Mundial

Tamaño de texto Aa Aa

Robert Zoellick, 53 años, licenciado en Derecho en Harvard, especialista de la diplomacia y del comercio internacional, es una especie de gurú del neoliberalismo. Hasta 2005, fue el decimotercero representante estadounidense para el Comercio. Ese cargo le convirtió en interlocutor privilegiado de los europeos en los asuntos que separan a dos socios comerciales de ambos lados del Atlántico. Sobre todo, los relativos a las ayudas públicas a Airbus y Boeing y a los organismos modificados genéticamente.

Como representante de su país para el comercio, no ha dudado en trasladar esos contenciosos a la Organización Mundial del Comercio. “Estados Unidos ha pedido consultas con la Organización Mundial del Comercio para saber si la moratoria europea sobre los productos agrícolas fruto de la biotecnología viola las reglas del comercio mundial, de la Comisión Europea e incluso va en contra de la opinión de los científicos europeos”

Encargado de defender los intereses estadounidenses en la OMC, Zoellick es un ferviente defensor del libre cambio, de la negociación y de la supresión de las barreras aduaneras. Participó en la creación del Tratado de Libre Comercio entre Canadá, Estados Unidos y México, pero también fue testigo del fracaso de Doha.

Calificado de zar estadounidense de la mundialización, es la bestia negra de los “anti global” al igual que Pascal Lamy, ex comisario europeo de Comercio y actualmente presidente de la OMC. Políticamente, se le sitúa en el ala moderada y pragmática del Partido republicano. Allegado de Condoleezza Rice, fue el número dos de la diplomacia estadounidense entre enero de 2005 y junio de 2006.

En ese periodo llevó a cabo misiones delicadas, como intentar arrancar al gobierno sudanés un acuerdo sobre Darfur. Tras su paso por el banco de negocios Goldman Sachs, recala en el Banco Mundial, desde donde seguirá haciendo de la apología del comercio una nueva forma de diplomacia.