Última hora

Última hora

Las fuerzas de seguridad toman posiciones en Heiligendamm, sede de la próxima cumbre del G-8.

Leyendo ahora:

Las fuerzas de seguridad toman posiciones en Heiligendamm, sede de la próxima cumbre del G-8.

Tamaño de texto Aa Aa

Alemania ha desplegado un polémico protocolo para proteger a los líderes mundiales que, entre el seis y el ocho de junio, acudirán a este balneario báltico. Un complejo que ha sido fortificado con una valla de más de once kilómetros, dotada de cámaras y sensores, y que ha costado doce millones de euros.

Habla el secretario de Estado del Interior, August Hanning: “la protección de los invitados es algo muy importante. Pero estoy seguro de que los manifestantes también tendrán la posibilidad de expresar su opinión”. Podrán hacerlo, pero a seis kilómetros del perímetro de seguridad.

Algunos políticos han rechazado este cerco que aleja, aún más, a los hombres más poderososo del mundo del sentir popular. Cerca de trescientas organizaciones han convocado una masiva manifestación para este sábado en Rostock. La canciller alemana, Angela Merkel, ha pedido a los grupos críticos que contribuyan a evitar la violencia. El cambio climático y las ayudas al continente africano figuran en la agenda de la reunión del G8.