Última hora

Última hora

Charles Taylor, en manos de la justicia

Leyendo ahora:

Charles Taylor, en manos de la justicia

Tamaño de texto Aa Aa

En marzo de 2006, tras tres años de exilio en Nigeria, Charles Taylor acaba en manos de la justicia internacional, dejando uno de los legados más sangrientos de la historia reciente de África occidental. En 1989, al mando del Frente Nacional Patriótico (NPFL) y con los ojos puestos en las enormes riquezas mineras del país, decide derrocar al presidente liberiano Samuel Doe.

En los rangos del NPFL se enrolaron miles de niños soldados, que, con ayuda de las drogas se convirtieron en máquinas de matar.

El conflicto se exporta a Sierra Leona (1991- 2001). Conflictos que no impedirán que sea elegido presidente en 1997, tras los acuerdos de paz promovidos por la ONU, que no acabaron, sin embargo, con las guerras civiles que promovió tanto en su país, como en la vecina, Sierra Leona, y que causaron más de trescientos mil muertos.

Crímenes que no deberían quedar impunes, como señala el presidente de la asociación de víctimas de la guerra en Sierra Leona. “Charles Taylor fue el instigador de lo que ocurrió en Sierra Leona. Fue él el que financió a los rebeldes del sierraleonés Frente Unido Revolucionario con el fin de desestabilizar el país.”

El Tribunal de Sierra Leona le acusa de tráfico de armas y de diamantes que sirvieron para alimentar a los rebeldes de Sierra Leona. Durante la guerra civil, en este país, miles de civiles fueron mutilados