Última hora

Última hora

Sin objetivos a la vista sobre el cambio climático

Leyendo ahora:

Sin objetivos a la vista sobre el cambio climático

Tamaño de texto Aa Aa

Medidas y compromisos concretos de los Ocho: es lo que reclamaban los defensores del medioambiente y la Unión Europea.

La canciller alemana, Angela Merkel, había abogado por una reducción del 50% de los gases de efecto invernadero de aquí a 2050, pero sabía de antemano que la partida sería difícil de ganar; imposible sin el apoyo total de Estados Unidos.

La primera fase del protocolo de Kioto ha favorecido una reducción de más del 15% de los gases de efecto invernadero en el conjunto de los países signatarios del protocolo, aunque algunos han tenido mejores resultados que otros.

Alemania y los países de Europa Central y del Este han reducido considerablemente sus emisiones, en rojo, en cambio, España, Portugal, Turquía y Estados Unidos.

Aunque Washington sigue negándose a ratificar el protocolo, ahora propone pasos concretos en la lucha contra el recalentamiento.

“Estados Unidos ha anunciado Bush organizará una serie de reuniones con los principales emisores de CO2, incluyendo a las economías en pleno crecimiento como China e India”

Precisamente la exclusión del sistema de cuotas de emisiones de ambos países fue una de las razones esgrimidas por la administración Bush para no ratificar Kioto.

Pocos días antes de la cumbre, Pekín hizo hincapié en que los países en vías de desarrollo no podían estar en el mismo saco que las grandes potencias.

Ma Kai, director de la Comisión Nacional de Desarrollo y reforma: “Es poco razonable e injusto usar el cambio climático como excusa para intentar limitar el crecimiento de los países en vías de desarrollo y minar sus esfuerzos para alcanzar la industrialización y la modernización”

Con una sexta parte de la población mundial, China genera casi tantas emisiones de CO2 como el conjunto de los países de la Unión Europea, pero por ahora, el país que más contamina sigue siendo Estados Unidos. Para Ann Mesnikoff, especialista en medioambiente, Washington tiene que hacer frente a sus responsabilidades.

“En vez de dedicarse a decirle a las potencias emergentes lo que tienen que hacer, Estados Unidos debería tomar la iniciativa. Tenemos la tecnología y los medios para hacerlo y dar ejemplo”

Desde que nació el protocolo de Kioto en 1998, las cosas han cambiado mucho. Todos los países se dicen conscientes del problema que representa el recalentamiento, pero no consiguen plantarle cara como un frente unido.