Última hora

Última hora

El flamenco Leterme lo tendrá difícil para formar gobierno en Bélgica

Leyendo ahora:

El flamenco Leterme lo tendrá difícil para formar gobierno en Bélgica

Tamaño de texto Aa Aa

Son días difíciles para la formación de un nuevo gobierno en Bélgica. Aunque en la calles se hable de ganadores y perdedores, la complejidad del sistema político e institucional distorsiona el resultado electoral. De momento, todas las miradas reposan en el líder flamenco Yves Leterme, lo que inquieta a muchos ciudadanos de Valonia:

“En el momento en el que deberíamos profundizar en la integración en Europa, en la regionalización del empleo, etc… nos vamos a dispersar. Esto es ridículo. Nadie conoce Valonia o Flandes en el extranjero”, decía un ciudadano de Bruselas.

Y es que el democristiano Yves Leterme, cuyo partido ha sido el más votado a nivel nacional, siempre ha predicado fortalecer a las regiones en detrimento del poder federal. Flandes, más rica y más densamente poblada, sería la gran beneficiada con el cambio: “El problema se explica Leterme es que tenemos una evolución económica diferente y para afrontar la situación debemos dar más poder a las regiones para que desarrollen sus propias políticas. Es muy difícil tener en un mismo país situaciones económicas distintas como la de Flandes, Bruselas o Valonia. Tenemos que solventar este problema”.

Pero para reformar el Estado hace falta el apoyo de de dos tercios en un Parlamento plagado de siglas y signos políticos enfrentados. Ponerlos de acuerdo es una misión casi imposible.

Podría formar gobierno una coalición de liberales y democristianos, que suman 81 escaños sobre un total de 150. Sin embargo, su pertenencia a una u otra región dificulta el entendimiento.

“En Flandes explica la analista política Caroline Sgesser cerca del 80% de la población es conservadora. Mientras que Valonia, a pesar de la pérdida de votos de los socialistas, sigue siendo de izquierdas. Esta es otra de las razones por las que las diferencias entre Flandes y Valonia aumentan y dificulta la formación de un gobierno nacional”.

Para complicarlo un poco más, el gobierno federal debe contar con un mismo número de ministros flamencos y francófonos y gozar del apoyo de la mayoría parlamentaria.