Última hora

Última hora

Luchas de poder eclipsan la causa palestina

Leyendo ahora:

Luchas de poder eclipsan la causa palestina

Tamaño de texto Aa Aa

8 de Febrero de 2007. Tras un año de violencia y más de un centenar de muertos sobre el asfalto, Hamas y Al Fatah se comprometen en La Meca a compartir el poder.

Sentados a ambos lados del rey saudí, Mahmoud Abbas en nombre de Fatah y Khaled Mashaal en el de Hamas, dan su palabra.

La formación de un gobierno de Unidad Nacional, con la participación de Hamas por primera vez, abre la puerta de la esperanza. El cerco occidental, impuesto un año antes, se afloja y el nuevo ministro del Interior

Hani Qwasmi, anuncia una era de reconciliación nacional y de entente entre las facciones palestinas. Pero el optimismo solo dura dos meses: el 14 de mayo dimite incapaz de poner fin a los enfrentamientos, cada vez más intensos.

El 19 de mayo, el convoy del jefe de información del presidente Abbas sufre un ataque pocos minutos después del comienzo del alto el fuego acordado por Hamas y Al fatah; el quinto desde el comienzo de las hostilidades.

Desde entonces, la situación no ha dejado de empeorar, hasta el punto de que hoy, el ministro de Justicia Ali al-Sartawi, de Hamas, hace público su pesimismo:

“No puedo decir que nos acerquemos a una guerra civil, sostiene yo diría que estamos ya inmersos en ella. La anarquía en el ámbito de la seguridad que reina en Gaza es peligrosa, incluso más peligrosa que la ocupación israelí”

En el último año, 630 palestinos han muerto en Gaza, víctimas de los enfrentamientos fratricidas. Ya no se está a salvo ni en los hospitales, como denuncia esta mujer.

“Mi hermano estaba en el hospital cuando le dispararon, denuncia aquí, dentro del hospital. Le han matado, le han matado.”

Entre el dolor y la cólera, los palestinos acusan de la situación a sus dirigentes, tanto de Al Fatah como de Hamas.

La causa palestina sacrificada a las luchas por el poder…los palestinos que pueden prefieren huir por el paso de Rafah hacia Egipto, aunque sea al precio de volver a convertirse en refugiados.