Última hora

Última hora

Cadbury Schweppes se pone a dieta

Leyendo ahora:

Cadbury Schweppes se pone a dieta

Tamaño de texto Aa Aa

La empresa británica ha decidido eliminar 7.500 puestos de trabajo al cerrar durante los próximos cuatro años diez fábricas. Se trata de mejorar la rentabilidad del grupo, produciendo más con menos personal gracias a mejoras tecnológicas. El objetivo es ganar a la exigente clientela en Estados Unidos.

La multinacional se aferra a su liderazgo mundial en el sector de confitería, pues posee una cuota de mercado del 10%. Sus rivales son la estadounidense Mars, la suiza Nestlé y la norteamericana Wrigley.

La dirección de Cadbury desea un balance contable mucho más saneado que en la actualidad, por eso se propone además vender su división estadounidense de refrescos que incluye Dr Pepper, 7Up y Snapple. Varios fondos de inversión han expresado su interés en saborear los refrescos de Cadbury. El régimen de reducir costes operativos y salarios en un 15% pasará pues por desprenderse de esas actividades de bebidas azucaradas en beneficio del más sabroso negocio de chocolates y confitería en general. Esta división supone de hecho el 65% de la facturación total de Cadbury-Schweppes. Podemos esperar del grupo una mayor gama de productos presentes en más lugares, sobre todo en países emergentes donde el apetito por los dulces aumenta exponencialmente.