Última hora

Última hora

Darfur, la peor crisis humana del planeta

Leyendo ahora:

Darfur, la peor crisis humana del planeta

Tamaño de texto Aa Aa

En crisis desde 2003, la región sudanesa de Darfur vive actualmente la catástrofe humana más grave del planeta según varias organizaciones humanitarias. El gobierno sudanés se enfrenta a varios grupos rebeldes que reclaman una parte equitativa de los recursos y más autonomía para la región.

Es un conflicto de orden político que la Conferencia de París no conseguirá resolver según Rony Brauman, ex presidente de Médicos Sin Fronteras. “No es Sarkozy quien va a resolver el conflicto, sostiene ni la conferencia. Sólo los sudaneses pueden hacerlo. Pero lo que puede hacer la Comunidad Internacional es ayudar, presionar a las partes para que se sienten a dialogar. La idea es que se den pasos hacia un acuerdo de paz, no se trata de imponerlo, porque de esa forma, no funcionaría”

En este territorio de 500.000 km2 parcialmente desértico, viven poblaciones árabes de tradiciones nómadas, como los janjawids y tribus negras africanas, que no hablan árabe y son más sedentarias. Son de orígenes diferentes pero tienen en común la religión: el 70% de la población es musulmana.

En el terreno, las tropas gubernamentales apoyan bajo cuerda a las milicias árabes Janjawids y les proporcionan ayuda logística y financiera, aunque Jartúm lo niega categóricamente. Dos grupos rebeldes se oponen a ellos: El Ejército de Liberación de Sudán y el Movimiento Justicia e Igualdad, que encabezó la rebelión en 2003 y cuyo objetivo es el establecimiento de un Sudán democrático.

El agua, la tierra y sobre todo el petróleo son el telón de fondo del conflicto, y la explicación del papel que juega el gobierno sudanés y las potencias internacionales. En 2005 Sudán produjo 400 000 barriles de crudo diarios, de los que China fue la principal beneficiaria.

El oro negro sudanés es explotado casi integralmente por compañías chinas, las demás son indias o malayas. Estados Unidos no esconde su interés por hacerse con parte del mercado. De ahí que el presidente sudanés, Omar al Bashir acuse a Washington de intentar desestabilizar el país para conseguir un gobierno más favorable a sus intereses.