Última hora

Última hora

Afganistán, punto negro del informe 2007 sobre la droga

Leyendo ahora:

Afganistán, punto negro del informe 2007 sobre la droga

Tamaño de texto Aa Aa

Ganar la batalla de Afganistán se ha convertido en un objetivo fundamental en la guerra contra las drogas. Lo destaca el informe 2007 sobre la droga, publicado hoy en Ginebra, que constata datos positivos en la lucha contra la toxicomanía, aunque en Afganistán se ha registrado un fuerte aumento del cultivo de opio.

Antonio María Costa, director de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito: “Globalmente, señala la situación se ha estabilizado en el sentido de que el de las drogas era un tren en marcha, un fenómeno totalmente fuera de control, y ahora está controlado tanto en la producción como en el tráfico y en el consumo.. hay signos de estabilidad general en casi todas las drogas: heroína, cocaína, anfetaminas y marihuana”

En general se observa una disminución de las superficies cultivadas, pero las producciones siguen siendo elevadas. Por ejemplo la heroína: Hay un 10% menos de campos de adormideras, pero en 2006 se produjeron más de 6 mil 600 toneladas. Afganistán suministra el 92% de la heroína que se consume en el mundo.

En el caso de la cocaína, las superficies cultivadas han disminuido en un 29%. Colombia sigue siendo el principal productor mundial con 600 toneladas el año pasado.

El mismo fenómeno se aplica al hachis. Las superficies cultivadas han disminuído en un 43%, pero la producción marroquí sigue batiendo todos los records, con más de mil toneladas en 2005, aunque el cannabis se produce en 172 países y es consumido por 160 millones de personas a lo largo y ancho del planeta.

Ayudar a los toxicómanos es una de las prioridades del informe. Actualmente hay más de 200 millones, es decir, el el 4,8% de la población mundial. El director de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga señala que el problema de la marihuana es especialmente sensible. “Los fumadores de marihuana dice no sólo se están colocando, también se están poniendo enfermos. El potencial destructivo de esa droga es enorme actualmente, diez veces más que cuando yo era un niño. Puede ser tan nociva como cualquier otro narcótico”

El informe hace hincapié en la importancia de incentivar a los productores para que renuncien voluntariamente al cultivo de drogas. Sin ayudas y sin alternativas concretas, la tentación es demasiado fuerte para la población más vulnerable, sobre todo en los países donde reina la inestabilidad y la corrupción.