Última hora

Última hora

Llega el día más esperado de Gordon Brown

Leyendo ahora:

Llega el día más esperado de Gordon Brown

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado domingo, los delegados laboristas despedían a Tony Blair con una ovación de pie.

Con su aplomo habitual y su naturalidad ante las cámaras, el carismático líder proclamaba como una última victoria el nombre de su sucesor: “Amigos y colegas, el nuevo líder del Partido Laborista: Gordon Brown”.

Era el colofón al turbulento matrimonio político y la recompensa a la paciencia Gordon Brown, que durante diez años ha permanecido a la sombra de su predecesor en el 10 de Downing street.

Pero Brown, de 56 años, se preparaba desde mucho antes para el día D. Nativo de Glasgow, dio sus primeros pasos en política en la Universidad de Edimburgo, en la que ingresó con 16 años

Quienes le conocieron entonces recuerdan a un estudiante habitado por convicciones sólidamente ancladas a la izquierda y con una capacidad de trabajo fuera de lo común, un rasgo que aún le define en la actualidad.

Elegido diputado, entra en la Cámara de los Comunes en 1983 y comparte en Westminster la oficina de un cierto Tony Blair. Su destino político está decidido.

En 1994, la repentina muerte del líder laborista, John Smith, precipita la entrada en escena de la joven generación,

Pero es Blair quien atrae todas las miradas cuando los laboristas llegan al poder en el 97.

Gordon Brown se instala en el 11 de Downing Street: durante una década ejerce de Canciller del Tesoro. Su largo reinado sobre las finanzas británicas, un record no igualado desde hace 200 años, se ve coronado por el crecimiento y el retroceso del desempleo, pero también por el creciente endeudamiento y la multiplicación por cuatro de los precios inmobiliarios.

Trabajador incansable, se le reprocha su frialdad, que en ocasiones roza la hostilidad. Sobrio, a las antípodas del estilo deslumbrante y cercano de Tony Blair, Brown encarna más al político recto y luchador

Capaz de hacer un combate personal de asuntos como la condonación de la deuda a los países africanos

Siempre bien documentado, antes de lanzarse a la batalla Brown llega con un mensaje de ruptura y de cambio para hacer olvidar su imagen de “heredero”, de eterno segundón.

“Para los padres que quieran guarderías y establecimientos escolares a precios abordables nos comprometemos al cambio. Para las familias y los pensionistas que quieran una sanidad que esté ahi cuando la necesiten, nos comprometemos al cambio. Para quienes quieran una democracia más fuerte, nos comprometemos al cambio”, repite Gordon Brown.