Última hora

Última hora

Los Blair, una revolución en Downing Street

Leyendo ahora:

Los Blair, una revolución en Downing Street

Tamaño de texto Aa Aa

Tony Blair y su familia están de mudanzas. Esta noche ya no dormirán en el número 10 de Downing Street, donde han vivido durante los últimos diez años. Allí nació el pequeño Leo, y allí crecieron los otros tres hijos de Tony y Cherry.

Eran jóvenes y todavía poco conocidos cuando visitaron por primera vez la residencia oficial del primer ministro a la luz de las cámaras. Corría 1997 y el líder laborista acababa de ganar las elecciones, con tan sólo 43 años.

La pareja rompió moldes. Con su estilo desenfadado y espontáneo, se ganaron la simpatía de los británicos.

Después del adusto John Major, ver al primer ministro tocando la guitarra era una bocanada de aire fresco en la política británica. Fue la luna de miel con los sujetos de su majestad. Su personalidad y sus gestos hicieron las delicias de los caricaturistas, que ya empiezan a echarle de menos.

Tras una carrera fulgurante, Tony Blair abandona el poder a los 54 años. Exactamente la misma edad que Bill Clinton cuando salió de la Casa Blanca.

Además de su actividad diplomática, muchos se preguntan a qué se va a dedicar el que fuera rostro del New Labour.

“Tony Blair es muy joven para un ex primer ministro en Gran Bretaña. Tiene una familia numerosa y con gustos caros. Él mismo está acostumbrado a un cierto nivel de vida”, dice un analista político. “De manera que creo que va a tener que ganar dinero. Y no podrá vivir de su pensión parlamentaria. O sea que estará muy tentado de aceptar ofertas para dar charlas y conferencias”.

Durante la rueda de prensa junto a su último huésped oficial, Arnold Schwarzeneger, Tony Blair ha vuelto a hacer gala de su sentido del humor. Mi asesor de prensa me ha dicho: “Hagas lo que hagas esta mañana, no digas ‘Volveré’, porque será muy malinterpretado”, ha dicho Blair.

Y así se ha despedido.