Última hora

Última hora

La hora de la flexiseguridad ha sonado ya en dos países: Dinamarca y Holanda

Leyendo ahora:

La hora de la flexiseguridad ha sonado ya en dos países: Dinamarca y Holanda

Tamaño de texto Aa Aa

El secreto holandes y salta a la vista en las calles de Den Bosch: son agencias de trabajo temporal. En Holanda la flexiseguridad funciona a plena máquina y de forma legal desde 1999 y se traduce en el índice de desempleo más bajo de Europa: 3,3 por ciento, una décima por debajo del del otro alumno aventajado: Dinamarca. A diferencia de la danesa, la flexiseguridad holandesa reposa en el sector privado. Martijin Van Velsen, consultante explica que “las agencias de trabajo temporal hacen de nexo entre las empresas que necesitan flexibilidad y los trabajadores que quieren trabajar temporalmente. El estado no interviene”.

El sistema danés sin embargo se basa en la écuación: “contrato-despido” pero el Estado asegura la formación del trabajador, su sueldo y la cobertura social. Mientras que en Holanda son las agencias temporales las que contratan permanentemente a los trabajadores y éstos saltan de una empresa a otra en función de la demanda del mercado

Tom Vilthagen, profesor univertistario holandés recuerda “ que en otros países, las personas sin contrato fijo están en una situación precaria. Hay países europeos que protegen mucho a los contratados permanentemente, pero, muy poco a los temporales. No es el caso del sistema holandés”

Un elemento básico del sistema de flexiseguridad y uno de los más caros, es la formación. Según André Sapir, profesor de la Universidad Libre de Bruselas, la formación es el arma secreta contra el dumping social derivado de la globalización. Para él, “si el sistema es caro pero no forma a las personas, entonces no permite la competitividad entre los trabajadores, ni tampoco con respecto a los países emergentes”.

En este sentido, las empresas holandesas de trabajo temporal cuentan con el apoyo de fondos públicos, según Edwin Zonder, directivo de Manpower “aqui en Holanda este tipo de empresas reciben subvenciones estatales y del Fondo Social Europeo. Es un dinero que se emplea en la formación de los trabajadores temporales”.

Según los analistas: el danés, costeado por los contribuyentes fomenta el cambio de empleo a cualquier edad. Sólo el tiempo dirá cúal de los dos sistemas es el que da mayores frutos y seguridad a largo plazo.