Última hora

Última hora

Carla del Ponte: "Lo único que quiero es capturar a mis fugitivos"

Leyendo ahora:

Carla del Ponte: "Lo único que quiero es capturar a mis fugitivos"

Tamaño de texto Aa Aa

Dentro de unos meses, Carla Del Ponte dejará de ser la fiscal general del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia. Su mandato expira en septiembre, aunque podría prolongarse hasta fin de año, puesto que los objetivos que se había fijado aún no se han cumplido. Radovan Karadzic y Ratko Mladic siguen en libertad. Aunque eso no es todo. El juicio contra Slobodan Milosevic es otra espina que se le ha quedado clavada a la implacable magistrada suiza, ya que el ex-mandatario serbio falleció antes de que la Corte emitiera su verdicto. ¿Significa eso un fracaso profesional para Del Ponte? Esto es lo que nos ha contado.

Carla del Ponte: “¿Por qué un fracaso? Una muerte natural es lo más normal que hay. Aunque es cierto que desafortunadamente no pudimos condenarle en vida ya que Milosevic falleció dos meses antes de que terminara el juicio. Sin embargo, ha habido otros procesos que han concluído con éxito. El tribunal ha procesado a 161 sospechosos y más de 50 han sido condenados. Y creo que, al final, también seremos capaces de llevar ante la justicia a los máximos responsables de los crímenes cometidos durante la guerra de los Balcanes. Eso es lo más importante”.

EuroNews: Serbia y la Unión Europea han retomado las negociaciones el pasado 13 de junio. ¿Quiere eso decir que la captura de Karadzic y Mladic está cerca?

CP: “Lo único que puedo decir es que el nuevo gobierno serbio parece tener la voluntad política de arrestar a esos fugitivos. Y de hecho, en las últimas semanas nos ha entregado a dos de ellos, a Zdravko Tolimir y Vlastimir Djordjevic. Eso es muy esperanzador porque significa que quieren colaborar, que van a hacer lo posible por capturar a los prófugos”.

EN: Imagine que Belgrado no arresta a Karadzic y a Mladic tan pronto como usted piensa. ¿Cree que entonces la UE debería paralizar de nuevo las negociaciones con Serbia?

CP: “Obviamente, necesitamos que la UE nos apoye, que presione políticamente a Serbia para que capture a los fugitivos. El comisario Oli Rehn dijo el otro día que Belgrado tiene que colaborar con el TPI antes de plantear la cuestión de la candidatura serbia al ingreso en la UE. Lo que, en otras palabras, quiere decir que Serbia tendrá que entregarnos a todos los acusados si quiere continuar su camino hacia la Unión Europea”.

EN: ¿Qué le parecen las propuestas internacionales sobre Kosovo? ¿No teme que la aprobación de un estatuto definitivo pueda convertirse en otro obstáculo para la cooperación de Serbia con el Tribunal?

CP: “Espero que no ocurra eso. Mi único objetivo es capturar a mis fugitivos y llevarlos ante la justicia. Por supuesto, preferiría no encontrarme con más obstáculos. Preferiría que Serbia no cambiase de actitud con respecto a este asunto y que transfierese cuanto antes a los prófugos”.

EN: La falta de iniciativa de los cascos azules holandeses creo un caldo de cultivo propicio para la masacre de Srebrenica. ¿No le parece que los responsables de aquel destacamento deberían responder también ante la justicia?

CP: “No. Pero de todos modos no soy yo la que debe decidir eso. Yo me encargo de investigar los crímenes de guerra cometidos durante el conflicto, no las responsabilidades políticas o morales o la prevención de esos crímenes, sino los crímenes en si. Necesito hechos para comenzar a trabajar. Si no, no tengo ninguna jurisdicción”.

EN: De los casos en los que ha trabajado, ¿cuál ha sido el más importante para usted desde su punto de vista?

CP: “Lo más importante es que este Tribunal nos permite juzgar a los máximos responsables de los crímenes cometidos en la ex-Yugoslavia. A los responsables militares y también a los responsables políticos, aquellos que no ejecutaron los crímenes, pero que los planificaron sentados detrás de sus mesas. Ese es el gran logro del TPI, ya que después de Nuremberg y Tokio, jamás ha habido una corte similar.

Cuando todo esto termine no sé lo que haré. Estoy tan ocupada que no lo he pensado todavía, aunque por supuesto dependerá de mi gobierno, ya que como todos saben, tengo un compromiso con el Ministerio suizo de Justicia”.