Última hora

Última hora

Bush conmuta la pena de prisión al segundo de Dick Cheney

Leyendo ahora:

Bush conmuta la pena de prisión al segundo de Dick Cheney

Tamaño de texto Aa Aa

Una nueva tormenta se cierne sobre la Casa Blanca. George Bush ha destapado la caja de los truenos al conmutar este martes la pena de prisión que un tribunal de Washington le había impuesto a Lewis Libby. El antiguo jefe de gabinete del Dick Cheney se enfrentaba a una condena de dos años y medio de encarcelamiento y a una multa de 250.000 dólares por haber incurrido en un delito de perjurio y obstrucción a la justicia relacionado con el caso de Valeri Plame, una antigua agente de la CIA cuya identidad salió publicada en la prensa después de que su marido criticara la guerra de Irak. Un ajuste de cuentas, según los opositores de Bush, orquestado desde la Casa Blanca.

“A pesar de todo explica el analista de Georgetown Paul Rothstein, Bush no ha hecho nada que no le permita la ley. El presidente tiene derecho a indultar a un preso o a condonar su pena si lo cree conveniente. Y ningún tribunal, ni siquiera el Supremo, puede oponerse”.

Sus detractores, sin embargo, no lo aceptan. Y algunos, como Hillary Clinton, acusan al inquilino de la Casa Blanca de haber abusado de sus poderes. “Estamos ante un caso flagrante de favoritismo decía la que espera ser candidata demócrata a las próximas presidenciales. Tenemos una administración que cree estar por encima del bien y del mal y que no acata ningún valor democrático, ni siquiera el más sagrado, que es la justicia”.

Cómo ella piensan muchos estadounidenses. O al menos, eso dicen los sondeos, que aseguran que el 70% de la población estaba en contra de exculpar a Libby.