Última hora

Última hora

El Líbano está al borde del abismo al cumplirse un año del inicio de la guerra entre Israel y Hezbolá

Leyendo ahora:

El Líbano está al borde del abismo al cumplirse un año del inicio de la guerra entre Israel y Hezbolá

Tamaño de texto Aa Aa

El sur del Líbano vive un espejismo de paz al cumplirse un año del inicio de la guerra entre Israel y Hezbolá. Quince mil cascos azules han puesto fin a las endémicas refriegas fronterizas que se vivían en la zona, pero nadie ha logrado borrar la onerosa huella que dejaron las bombas del Tsahal en las infraestructuras libanesas.

A la lentitud de la reconstrucción se une un peligroso marasmo económico e institucional que ha colocado al país al borde de la fractura. La oposición amenaza al ejecutivo anti-sirio de Fuad Siniora con crear un gobierno paralelo si no reedita el gabinete de unidad nacional. Siniora invitó ayer a todas las fuerzas políticas a reanudar el diálogo… “Las fuerzas que nos unen dijo son más grandes que las que nos dividen”.

Los cascos azules tampoco lo tienen fácil. Convertidos en reciente blanco de ataques terroristas, deben sortear el peligro de cientos de miles de proyectiles sin explotar.

El jefe del contingente chino explica que tratan de limpiar de minas y proyectiles la zona para que sea segura: “Sólo así se podrá volver a sembrar en los campos y sacarles algún tipo de rendimiento económico”, afirmó.

Se estima que alrededor de un millón de fragmentos de bombas de racimo quedaron sin explotar en el sur del Líbano. Israel las lanzó en las últimas horas del conflicto. Desde entonces, han matado a 24 personas y han dejado más de 200 heridos. La guerra que comenzó tras el secuestro de 2 soldados israelíes en una operación de comando de Hezbolá duró 34 días y dejó más de 1.200 muertos, la mayoría civiles libaneses.