Última hora

Última hora

Polémica entrada en vigor de la ley del aborto en Portugal

Leyendo ahora:

Polémica entrada en vigor de la ley del aborto en Portugal

Tamaño de texto Aa Aa

Un número significativo de médicos ha decidido echar un pulso al Gobierno socialista portugués acogiéndose a la objección de conciencia. Una decena de hospitales no podrán atender a las mujeres que deseen abortar. En Madeira, la ley no será aplicada. El Ejecutivo regional suspendió el decreto y espera la respuesta del Tribunal Constitucional.

El director de una maternidad de Lisboa explica: “Mi única preocupación es que esta decisión libre de los médicos ponga en peligro la efectividad de la ley, y en consecuencia ofrecer una solución rápida a las mujeres”.

El debate, en un país de profundas raíces católicas, sigue vivo, tras el referéndum que apoyó en febrero la reforma de la ley. Una de las más restrictivas de toda Europa, vigente desde 1984.

El Parlamento aprobó en marzo el decreto que permite el aborto durante las diez primeras semanas de embarazo.

Antes las mujeres podían ser condenadas a penas de hasta tres años de prisión, salvo en los casos de violación o peligro para la vida de la madre o del feto.

Ahora basta con formular la solicitud y someterse a un período de reflexión de al menos tres días.

Una mujer comenta: “Estoy totalmente de acuerdo, en que se autorice el aborto hasta los dos meses de gestación, pero no más. Siempre en un hospital, los médicos deberían hacerlo y no dejarlo en manos de comadronas que practican abortos a escondidas”.

En Portugal se practicaron alrededor de 18.000 abortos clandestinos durante el último año, según un estudio independiente.

Algunas de las operaciones se realizaban en condiciones precarias. Decenas de mujeres viajaban a España o a otros países europeos para interrumpir su embarazo.