Última hora

Última hora

Londres-Moscú: ¿Puede la crisis diplomática amenazar la economía?

Leyendo ahora:

Londres-Moscú: ¿Puede la crisis diplomática amenazar la economía?

Tamaño de texto Aa Aa

Entre los empresarios británicos crece el temor por el futuro de sus boyantes negocios en Rusia. Pero las declaraciones que llegan desde las dos capitales invitan a la calma. Como estas del embajador británico en Moscú, Anthony Brenton: “Esperamos que los lazos económicos entre el Reino Unido y Rusia continúen creciendo. Son considerablemente importantes para ambos países”.

Las señales de la presencia británica en Moscú son bien visibles. Los intercambios económicos entre Rusia y el Reino Unido se han triplicado en cinco años. El año pasado, las inversiones británicas en Rusia alcanzaron los 2.400 millones de euros. Este año la cifra podría doblarse, según las previsiones.

El Reino Unido está entre los países extranjeros que más invierten en Rusia. En todos los sectores: energía, vivienda, alimentación, la gran distribución. Pero los rusos también exploran los mercados en la “City”, los negocios florecen entre los dos socios, según el director de la Cámara de Comercio británico-rusa en Moscú, Neil Cooper: “Las estadísticas muestran que estamos creciendo, la inversión británica aumenta año tras año. La inversión rusa en el extranjero también sube, y no solo en el Reino Unido. El volumen de negocio entre los dos países superó el pasado año los 8.000 millones de libras, unos 16.000 millones de dólares”.

Aunque los negocios en Rusia han sufrido algún que otro revés. En 2006, la petrolera anglo-holandesa Shell fue obligada a vender al monopolio ruso Gazprom, su participación mayoritaria en el yacimiento Sajalin-2.

Sin embargo, para el analista Roland Nash, el pragmatismo se impone: “Desde 2001, la bolsa se ha revalorizado en unos 600.000 millones de dólares. Es mucho el dinero que se ha generado en Rusia y… al fin y al cabo son los economistas los que hacen los negocios, y no los políticos”.